03 julio 2007

Blanco

De nuevo, nada que declarar.

No es que no haya nada que contar, es que no me sale.

No es que no me salga porque no me apetece, es que no me sale porque es como si se me hubiera vaciado gran parte de la memoria, o como si se me hubiera olvidado cómo se traduce un pensamiento en palabras.

Parece raro, pero así es.


4 Comments:

Blogger Miguel Cane said...

Queridísimo Mariano,

¡Si yo te contara! A veces me siento igual... y sucede con una inquietante frecuencia, pero no claudico.

Ánimo, que estamos contigo.

A propos de nada, Las Fiestas se presenta en Gijón el martes 10, a las 19:30, en el marco de la Semana Negra.

Estoy muy ilusionado.

Se piensa mucho en ti, hombre.

Abrazos hasta los bosques de Harper.

M

1:40 a. m.  
Anonymous Jose Angel F. said...

Se llama miedo a la hoja en blanco.

Y como todos los miedos, se supera.

Basta mancharla con una letra.

Ánimo.

7:57 a. m.  
Anonymous toni said...

todos necesitamos vacaciones. pero no para el asueto y fiesteo personal (que también), sino para el silencio en soledad. todos necesitamos oir el eco de nuestros pensamientos rebotando en nada. creo que fue Punset (pero no estoy seguro) el que afirmó que uno de los mejores ejercicios es no hacer nada durante un par de minutos al día. nada. ni un ahora me voy a poner a hacer esto. no. nada. y, cuando no lo hacemos, el cuerpo lo reclama. y baja el volumen de tus ideas para que no las oigas y te esconde el mando a distancia. pero, no te preocupes, que seguro que alguien te puede prestar uno. toma el mío. lo quieres?

8:31 a. m.  
Anonymous sergio said...

pues nada chico, intenta relajarte y goza.

un saludo

10:38 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home