22 febrero 2006

Presencia

Por las calles de la ciudad va mi amor. Poco importa dónde vaya en este tiempo dividido. Ya no es mi amor, cualquiera puede hablarle. Ya no se acuerda: ¿quién fue el que le amó y le ilumina de lejos para que no caiga?

(Sin que lo sepa, mi soledad es su tesoro)


Las palabras son de René Char; los dos paréntesis los añado yo, todavía.


2 Comments:

Blogger Magda said...

Bellas palabras, muy poéticas.

Me llamaron la atención las tuyas: "Sin que lo sepa, mi soledad es su tesoro", son muy significativas, y muy ciertas, yo las he pensado algunas veces...

12:32 a. m.  
Blogger emejota said...

Me temo que no me expresé bien, querida Magda: cuando me refería a que los paréntesis los añado yo (todavía) me limitaba literalmente a eso: a los paréntesis. Envolver el verso de René Char entre paréntesis es un atrevimiento que me permito porque creo que proporciona a las palabras un mayor recogimiento reforzando su sentido, acentuando una forma de decir: aquí estoy, por si acaso, pero sin interferir en tí.

(me gusta moverme entre paréntesis)

Un abrazo

2:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home