05 octubre 2006

Doble

Pasan cosas muy raras.

Por ejemplo: esta mañana estaba en una librería y se ha acercado un señor muy amable que me ha estrechado la mano y ha dicho que me escucha todas las semanas en la radio. Ha dicho que no se pierde ni una de mis recomendaciones literarias. Yo digo que gracias y me sonrío pero lo raro va por dentro. Lo raro es que yo dejé la radio poco antes de las navidades pasadas, así que este señor tan amable que me habla efusivamente asegurando que no se pierde ni uno sólo de mis programas me deja un poco desconcertado. La escena adquiere tintes bastante incómodos cuando, de pronto, me pregunta con toda naturalidad que cuál va a ser el libro que comentaré la semana que viene y, no te lo pierdas, que uno de los últimos, si, ese de hace un mes y medio, le gustó muchísimo, lo compró aquí mismo. ¿Qué hacer en estos casos? Pues decir: "me alegro mucho" y confiar en que no vuelva a preguntar lo del libro que va a ir la semana próxima.

Pero lo pregunta.

¿Vas a dejar en evidencia a este señor tan amable diciéndole: mire, no me venga con el rollo de que me escucha todas las semanas porque va a hacer un año que no abro el pico? Pues no, y no tanto por el apuro de este señor, lo reconozco, sino porque yo pasaría más apuro todavía al verle apurado. Así que le he metido un rollo que ni yo mismo he entendido muy bien. No me ha quedado claro si al final yo estaba de vacaciones o es que había exceso de anuncios en la radio y se necesitaban minutos, pero lo que sí recuerdo es que he vuelto a estrecharle la mano, le he reiterado las gracias y he salido a la calle asaltado por una duda a lo Millás.

¿Y si realmente sigo hablando por la radio todas las semanas y no me entero? ¿Hay otro yo? (¿no es suficiente con uno??)

Lo digo porque es entonces cuando ha cobrado sentido uno de los enigmas íntimos que me desconcierta las últimas semanas, a saber: que estando en periodo sabático sin hacer nada me sigo sintiendo igualmente estresado, muy cansado y con la sensación de que no llego a tiempo. Y ahora que me he sentado ante el ordenador y he abierto este cuaderno de bitácora para anotar lo sucedido se me ocurren más preguntas inquietantes. ¿Será este blog la cara oculta de otro blog en el que otro emejota cuenta otras cosas? ¿soy yo el que escribe este blog?

Todo son preguntas (quizá me ha sentado mal el desayuno, no sé)


6 Comments:

Blogger Diana Carolina said...

Pues claro!
Yo seguido leo el blog del 'otro' Emejota, aunque me sigue gustando más éste, eso es seguro =P

Tal vez el amable caballero que te saludó no estaba confundido; quizá él se había perdido un poco de la radio, pero recuerda tus reseñas como si fuera ayer que las escuchó.

Para ti un fuerte abrazo!
=)

Diana C.

3:52 p. m.  
Anonymous Marta said...

¿Cómo que otro emejota??????? si ya quedamos el otro día que ya no estabas en garantía y no te podíamos cambiar.................jajajajaja
Al señor le traicionó el subconsciente y quería que volvieses ( te tenía tan presente que le parecía que nunca te habías ido..........) es el precio de la fama, jajajjaja
Un abrazo muy fuerte

7:04 p. m.  
Blogger Miguel Cane said...

Querido Mariano:

Será que todos existimos como frag,ento de la imaginación de alguien más?

¿Quién enciende esa luz que nos alumbra?

¿Quién escribe los capítulos de la novela...?

Un día te contaré lo que me sucedió en una fiesta donde me confundieron con un tal Emilio y acabaron por creerse que yo era el tal Emilio.

Hasta entonces un abrazo electrónico/transocéanico
de
M

8:16 p. m.  
Blogger muskarias said...

Todos debemos tener un doble.A mi me aseguraron anteayer que casi me atropellan con un coche en un sitio, con día y hora en la que no era posible que yo estuviera allí, lo dicen con tanto convencimiento que encima se te queda una cara de imbecil que no te deja ni reaccionar.Menos mal que era casi un atropello porque me hubiera asustado mas que me hubieran atropellado.Son cosas que pasan y que no tienen explicación.
Un abrazo

8:58 p. m.  
Anonymous eVery said...

Curiosamente a mi el viernes me confundieron con una tal Pili... que aun diciendo que yo no era Pili, pues nada oye, que no me creyeron así que... acabe llamandome Pili y ya está.
(Tengo que reconocer que me pica la curiosidad de si realmente Pili y yo nos parecemos tanto)

Emejota, por lo menos no te has encontrado con (el demonio)de los domingos por la mañana, ja, ja!

Aunque no pongo en duda que el señor de esta mañana fuese un ferviente seguidor tuyo, yo creo que se debió quedar dormido antes de noche buena y ha despertado esta mañana, ya que no tenemos la suerte de contar con muchas personas capaces de expresarse como lo haces tú y eso se nota.

Un doble saludo!!!

1:01 a. m.  
Blogger emejota said...

La primera vez que entré en un chat (hace ya...) alguien con un nick femenino me abrió un privado y me escribió: "Eres Alberto, no?" Y yo le contesté: "Pues no, pero si te hace ilusión lo soy un rato". Y me mandó a la mierda.

Si es que...

Algo parecido decía Unamuno, Miguel, que quizá seamos el sueño de alguien que duerme. Luego se preguntaba qué sucederá cuando ese ser despierte...

Diana, qué sorpresa más grata!

Un abrazo a los 5 (y no soy doble de Enid Blyton!)

2:26 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home