28 diciembre 2006

Parte

El parte médico de hoy es que me han quitado medio litro de sangre porque las medidas provisionales que los médicos acordaron la semana pasada mientras concluían las pruebas no han debido servir de mucho y, según han dicho, era peligroso continuar así. Para colmo luego no he podido recobrar fuerzas porque llevo dos días a dieta rigurosa dado que mañana me hacen un estudio de digestivo y riñones. La geografía expande sus fronteras: una vez conquistado el terreno neurológico y a la espera del scanner (próximo martes a las ocho y media de la mañana) ahora andan a la búsqueda de algo en el tracto digestivo o en los riñones. Para variar, yo he preguntado si buscaban algo o "algo", ya nos entendemos, pero ellos contestan, lógicamente, que para saberlo necesitan hacer la prueba. Así que ahora arrastro una flojera terrible. Y la incertidumbre. Y el turrón intacto diciendo el muy cabrón "aquí estoy y estoy muy bueno, que lo sepas". Tengo ganas de terminar ya con todo ésto, de verdad. Dí que ayer recibí, de manera inesperada, el regalo de Navidad más bonito del mundo, al menos lo es para mí en estos momentos. Eso mismo me dijo una amiga mía y también dijo que se le había escapado una lagrimilla de emoción al saberlo. A mí varias. Va a tener razón Saramago cuando en su memorable "Memorial" desvela ese misterio según el cual hay lágrimas que purgan dolores para después manifestar el sosiego del espíritu reconfortado. Y a eso me agarro hoy.


5 Comments:

Anonymous crishu said...

Tranquilo, que Suchard está igual que el año pasado y no se escapa hasta el 6 de Enero por lo menos.

¿Acaso yo se cual es el regalito? jiji, yo también he recibido ayer un regalo musical muy especial por mi cumple, gracias otra vez.

Besos/abrazos en forma de carámbano del noroeste.

1:08 a. m.  
Blogger Rachel said...

Esas lágrimas de las que habla Saramago son las mejores, y me atrevería a decir que las más frecuentes. Después de la tormenta siempre llega la calma.

11:21 a. m.  
Blogger emejota said...

O después de la calma siempre llega una tormenta... Lo que importa es la calma, y el color, y el calor.

Y un abrazo.

;)

6:28 p. m.  
Blogger emejota said...

Tenemos que quedar un día a ver si nos han regalado lo mismo, crishu. Sería toda una casualidad!

(el Suchard está cada año un poco más caro)

;)

Beso/abrazo

6:32 p. m.  
Anonymous Barbarita said...

Ánimo con todo, Emejota ;-)

Beso y feliz 2007.

8:30 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home