15 marzo 2007

Caminata

Hoy he caminado diez kilómetros: cinco por la mañana y cinco por la tarde. Eso quiere decir que probablemente mañana tendré el cuerpo todo dolorido pero como dentro de poco lo tendré igualmente dolorido sin necesidad de hacer kilómetros pues así me voy haciendo a la idea. Dice el médico que no será así porque van a mantener el dolor a raya dado que preveen algo similar a un tsunami, primero por la retirada súbita de la medicación y segundo por el consiguiente efecto rebote. Cuando a las enfermedades les quitas el caramelo de la boca se agarran un cabreo que no veas. Para que no nos pille desprevenidos ya me han recetado tomas diarias de entre 200 y 300 miligramos de Voltarén con un espectacular blindaje gástrico dado que el Voltarén es, de por sí, ligeramente explosivo.

Caminar diez kilómetros exige claudicar de ciertas cosas, por ejemplo, de mi noción walseriana de lo que debe ser un paseo y que ya expuse en su día. Porque eso de dejar suspendidos los sentidos en los recovecos del paisaje, los destellos de las luces entre las ramas, los olores de las plantas recién regadas, los sonidos múltiples de los pájaros y demás está bien para un rato pero para diez kilómetros como que no. Así que, no sin cierto sentimiento de traición a mis principios, me he equipado del iPod. Lo llevo escondido en la sudadera y cuando estoy a punto de salir de la ciudad, desenfundo, me pongo los minúsculos auriculares y marchando.

Cuando estás casi a punto de salir de la ciudad pasas por el video club y esta mañana estaba desenredando los cables de los auriculares cuando el del videoclub ha asomado la cabeza por la puerta y ha dicho muy sonriente:

-Buenos días, Yo soy la Juani.

A lo que le he contestado,

-Y yo Perico de los Palotes.

Y él: que no hombre, que tengo "Yo soy la Juani". Y yo: que ya, hombre, que lo he entendido, pero es que yo no me llevo a la Juani ni muerrrto. Y él: pues es de Bigas Luna. Y yo: Pues que biga lo que quiera pero ni hablar.

El del videoclub se desconcierta mucho conmigo. Hubo una temporada que dijo que iba a tener que contratarme para media jornada y el otro día lo repitió y dijo que lo haría porque "controlas y además te sueles llevar cine raro". Total, porque un día me llevé una película ¿camboyana?. Ya no me acuerdo. Yo me llevo de todo, la verdad, pero cómo hacerle entender que, en primer lugar, si me llevo también esas pelis es porque te dan la garantía de que al llegar a casa vas a abrir la caja y no te vas a encontrar la superficie del dvd con grumos de procedencia desconocida y untada de aceite; en segundo lugar, porque da pena que esas películas pasen la vergüenza de estar expuestas sin que nadie las adopte por 24 míseras horas mientras que a las de al lado se las rifan. Y tercero porque, salvo excepciones excepcionales, son películas realmente interesantes. Y, además, cómo hacerle entender que, para mí, raro, lo que se dice cine raro, es "Yo soy la Juani".

-¿Entonces no a la Juani?
-No, pero dile que no se lo tome a mal.

Y me he puesto los auriculares y he empezado la marcha. La batería del iPod aguanta los diez kilómetros como una valiente, sólo pierde una rayita en el camino. Yo también he aguantado perfectamente, lo que no sé es si mañana me tendré que enchufar al cargador de baterías. Me voy a cenar. Que aproveche.


2 Comments:

Blogger Miguel Cane said...

Buenas noches, yo soy Bea.

:D :D :D :D :D :D :p

No, ya en serio. A mí también me mola mucho caminar (una de las razones por las que elegí Gijón que Madrid aparte de otras razone$ de pe$o) y lo encuentro relajante.

Y comparto contogo plenamente la idea del cine. Que conste que un día hace años, cuando aún alquilaba en el video de mi barrio, yo era el único que llevaba pelis de Woody Allen y de Akira Kurosawa... y me veían "rarito".

Sería por mi melena, entonces al estilo Warhol.
O no.

Mil abrazos,

1:35 a. m.  
Blogger Rachel said...

Menuda caminata, además ayer hizo un día precioso. Espero que no hayas pasado la noche enchufado al cargador.

(La verdad que llevarte a la Juani de paseo sólo te hubiera dado dolor de cabeza)

Un beso

8:42 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home