26 mayo 2007

Elecciones (IV)

Jornada de reflexión.

EMEJOTA: Buenas noches.
emejota: Buenas tardes.
M.J: no empecemos con discrepancias que hoy me tiene desconcertado.
m.j: no pretendo discrepar, al menos de momento, es sólo para recordarle que hay lectores que pueden leernos en otro tramo horario. ¿Por qué le tengo desconcertado?
M.J: hombre, pues ya me dirá usted qué hacemos aquí, ¿no estamos en el post equivocado?
m.j: no, en absoluto, estamos en el lugar correcto, no se preocupe.
M.J: ¿Puedo preguntar el motivo?.
m.j: por supuesto, estamos aquí por una doble razón: la primera es que hoy es la jornada de reflexión, que viene a ser como un calderón en la cumbre de un compás antes del acorde final. La segunda es que me hacía ilusión hacer un cameo en la serie.
M.J: ¿Un cameo?.
m.j: sí, ya sabe, hacer aparecer en un capítulo a personajes conocidos pero que no son de la serie. Usted ya es un conocido del blog. Y el narrador también...
M.J: ¿el narrador también hace el cameo?
NARRADOR: Por mí, encantado.
m.j: ¿Cómo va todo, narrador?.
NARRADOR: pues aquí, reflexionando un poco.
M.J: Oiga pero, ¿hay que hacer algo en el cameo?
m.j: hay que hacer como si nada. Ah, y procurar no mirar a la cámara. Por lo demás, debemos comportarnos como en otras ocasiones y reflexionar, que para eso es jornada de reflexión. A todo esto, si la memoria no me falla, usted no viene por aquí desde... sí, desde el 18 de Noviembre, ¿se puede saber dónde se ha metido?
M.J: ¿Aquí quién hace las preguntas?.
m.j: de momento usted.
M.J: ¿De momento? ¿Me va a cambiar por otro?
m.j: no, pero un día vamos a cambiar los papeles y seré yo el entrevistador.
M.J: pero si usted y yo somos el mismo...
m.j: ya, pero no es lo mismo. Usted es la parte de mí que pregunta y hace que saque cosas y tengo mucha curiosidad por saber qué ocurre al otro lado. Por ejemplo, ¿dónde estaba usted en todos estos meses que he estado haciendo pasillos de hospital?
M.J: pues... observando, supongo.
m.j: ¿observando, supone?
M.J: sí, observar, tomar nota de todo y esperar el momento adecuado para solicitar una entrevista. Pero debo reconocer que hay notas que he perdido...
m.j: hay que ser más organizado.
M.J: es que ha pasado mucho tiempo, le doy la razón. Hasta el sitio lo noto cambiado.
m.j:quizá se deba a que hay una mayor capa de sedimentación de papeles, libros, aparatos, discos, películas... Pero todavía tiene sitio para sentarse, no se preocupe.
M.J: ¿Y ese dibujo que tiene apoyado en el estante a su derecha?
m.j: ah, el dibujo. Lo hizo Malvás cuando era niño.
M.J: ¡No me diga!
m.j: pues lo siento, ya se lo he dicho. ¿No le llama la atención algo en particular en el dibujo? Acérquese a mirar.
NARRADOR: Se acerca a mirar y mira en silencio durante unos segundos.
m.j: gracias, Narrador.
NARRADOR: sólo cumplo con mi deber. Ahora, si no les importa, sigo reflexionando.
m.j: reflexione, reflexione.
M.J: pues... la verdad, no caigo.
m.j: venga, le doy una pista. Mire el trazado de las líneas.
M.J: leches! está todo hecho a regla, hasta los detalles pequeños!!
m.j: exacto. No era tan difícil de ver...
M.J: qué curioso... ¿Querrá decir algo?
m.j: quién sabe... La cuestión ahora es, ¿vamos a decir algo nosotros?
M.J: por supuesto, disculpe, por un momento había olvidado mi papel. Si le parece, podemos empezar por lo cercano a no ser que tenga más preguntas que hacerme, claro...
m.j: de momento no tengo más preguntas, pero hágase a la idea de que un día cambiaremos los papeles y yo me pondré en mayúsculas y usted en cursiva. Empecemos por lo cercano, venga.
M.J: Usted dijo que no iba a dar más clases y ayer dio una, después de un año largo en blanco... ¿Cómo explicaría al electorado ese incumplimiento del programa electoral, si me permite la metáfora dado que estamos metidos en serial electoral?
m.j: lo de las clases, sí... Es cierto que me propuse no dar más clases...
M.J: ... por cierto, y perdone que le interrumpa, aún no sabemos las causas que le llevaron a ello, poderosas debieron ser porque lo suyo es vocacional.
m.j: y tanto que fueron poderosas. Poderosísimas. Mire, las causas que agotaron de golpe y porrazo mi vocación fueron... las madres.
M.J: ¿las madres?
m.j: bueno, para ser exactos, un cierto tipo de madres.
M.J: ¿cómo calificaría ese "tipo" de madres?
m.j: psicóticas, quizá. Bueno, no, quite el quizá.
M.J: ¿es para tanto?
m.j: para más incluso, créame.
M.J: entonces lo de ayer...
m.j: lo de ayer fue curioso porque, bueno, le cuento la historia. Me llamó alguien el otro día solicitando ayuda para un examen de análisis musical. En ese momento se dieron todas las circunstancias posibles para decir no.
M.J: que son...
m.j: pues los efectos secundarios de la medicación para los efectos secundarios...
M.J: ¿las pastillas para los efectos secundarios también tienen efectos secundarios??.
m.j: sí. Y considerables.
M.J: esto empieza a parecer un diálogo de los hermanos Marx, disculpe la frivolidad
m.j: ya, pero es que tienen más efectos secundarios. Tenga en cuenta que los efectos secundarios de los efectos secundarios son efectos secundarios al cuadrado. Fíjese hasta qué punto proliferan los efectos secundarios que el otro día le envié a mi amigo Rafael una obra mía y me contestó diciendo que le encanta cómo uso los intervalos de segunda...
M.J: parece un chiste.
m.j: pero no lo es, mire el mail... ¿ve? aquí lo dice: "¡Esas segundas, segundas expresivas y afortunadas! ¡Segundas de primera!". Lo de las segundas de primera no es un chiste pero hay que reconocer que es ingenioso. Otra cosa es que tenga razón o no, que Rafael me aprecia mucho y eso le resta imparcialidad...
M.J: ¿pero las segundas no son ásperas? Me he perdido.
m.j: bueno, si les echas suavizante ya no rascan, como decía el anuncio ese.
M.J: ¿qué suavizante? ¿qué anuncio?
m.j: sí, hombre, el del crío que sale de la bañera y cuando su madre le seca con la toalla va y dice "rasca, mamá!". Hoy en día el anuncio sería distinto, la reacción del crío sería distinta, más del tipo, "joder con la puta toalla de los cojones!" Pero fíjese, el olor del Vernel sigue sin embargo siendo el mismo, coloca de la misma manera y ese azul sigue siendo igual de fascinante...
M.J: Oiga, ¿no deberíamos reconducir la conversación? Me estaba contando una historia de unas madres psicóticas y hemos terminado hablando de un anuncio de los tiempos de... no sé de qué tiempos.
m.j: ...de los tiempos del champú Filvit por lo menos.
M.J: ¿Champú Filvit?? Santo cielo.
m.j: sí, hombre, no me diga que no se acuerda, era el de la canción esa de "Fil-vit cham-pú, Fil-vit ma-má, por-que más va-lé (con acento en la "e") y etc, que no me acuerdo. Da igual, hablaba de los piojos. Ah, y la canción no llevaba segundas.
M.J: por favor, reconduzcamos, por favor...
m.j: nadie le dice que no.
M.J: si lo he entendido bien, a usted un tipo de madres que denomina "psicóticas"...
m.j: (es que lo son, siga)
M.J: le hicieron tirar la toalla de lo didáctico...
m.j: ... para ser más exactos, dinamitaron mi vocación haciéndola saltar por los aires, póngalo así.
M.J: no tanto, por lo que veo...
m.j: bueno, aún sufro las consecuencias de la radiación, sabe?.
M.J: ¿y qué le hizo decir "sí" a la llamada del otro día?.
m.j: la voz.
M.J: explique.
m.j: no sé, hay voces que te hacen decir "sí".
M.J: ¿así?
m.j: ¿así o ah, sí?
M.J: no me vacile, elija cualquiera porque las dos valen y conteste.
m.j: simplemente "sí". En las voces que no tienen rostro, como ocurre en las llamadas telefónicas de alguien que no conoces, puedes detectar ciertas cosas.
M.J: ¿como por ejemplo?.
m.j: la ausencia de madres o, por lo menos, que quien habla está libre de su influencia.
M.J: ¿de verdad que eso se nota?.
m.j: de verdad, de verdad.
M.J: si usted lo dice... ¿y qué más?
m.j: pues a veces notas que quien llama realmente necesita ayuda, aunque luego quizá no puedas servirle de mucho... Pero le decía antes que en esta ocasión se dieron todas las circunstancias posibles en contra, recuerda?
M.J: sí, los efectos secundarios.
m.j: eso en primer lugar (segundas de primera, ya sabe)
M.J: (muy agudo)
m.j: ... pero luego está lo de que yo advierto siempre que no trabajo música contemporánea porque es muy resbaladiza y usted sabe que yo esto de la educación me lo tomo muy en serio y no tener las cosas bien sujetas en las manos... El caso es que le dije eso y ¿sabe lo que me contestó?
M.J: ... pues que precisamente de eso se trataba, de música contemporánea.
m.j: peor; que eran unos preludios de Ramón Barce y eso ya no es música contemporánea, el concepto de música contemporánea es un poco antiguo. Lo de Barce entra dentro de la categoría de lo marciano. Así que le fui sincero.
M.J: ... pero sin embargo le dijo que sí. No lo entiendo.
m.j: es que me ponen los retos, ya lo sabe.
M.J: a ver si me aclaro. Usted dio ayer una clase bajo los efectos secundarios...
m.j: ...bajo los efectos secundarios de los efectos secundarios...
M.J: ...sobre una obra y un estilo del que no tiene ni idea. Y luego dice que se toma muy en serio el asunto educativo.
m.j: y así es, no lo dude. Si me permite la inmodestia, la persona en cuestión se fue muy contenta. De hecho, quiere volver el lunes.
M.J: ¿Cómo se las arregló?
m.j: pues comentando en voz alta lo que veía, descubriendo la obra al mismo tiempo que la explicaba. Fue una clase muy provechosa para mí, ¿no es paradójico, ahora que lo pienso?
M.J: la verdad es que sí.
m.j: la anécdota de la clase fue cuando sacó un grabador de esos modernos para grabar las explicaciones; debió cansarse de apuntar aunque lo que dijo fue que lo hacía para no perder detalles. Ya conoce usted mi inclinación a irme por las ramas.
M.J: ¿y qué dijo usted a lo de grabar la clase?
m.j: qué iba a decir... la verdad es que me despistaba bastante hablar y ver esa lucecita roja que parpadeaba sospechosamente en compás de dos por cuatro. Y luego también me despistaba una pregunta que me venía a la cabeza una y otra vez: "¿eso va con cinta o sin cinta?" Porque era tan pequeño... Parecía un reproductor mp3.
M.J: como el que lleva usted y del que últimamente no se separa, por cierto.
m.j: Ya veo que no me quita ojo... pero lo que usted no sabe es lo del misterio.
M.J: ¿Misterio? ¿Qué misterio?.
m.j: pues que desde hace unos días voy paseando con el iPod en el bolsillo y cuando le llega el turno a la canción "Can you hear me?" va y se la salta. ¿No es el colmo que pase eso precisamente en una canción que se titula así, "Can you hear me"? El cacharro se la salta y yo digo "Pues no, I can´t" Y es un fastidio porque hay que buscarla y ponerla a mano...
M.J: eso no lo sabía...
m.j: claro, porque lo de los auriculares no se oye por fuera.
M.J: ¿eso quiere decir que yo no estoy dentro?
m.j: esa es una de las cosas que quiero descubrir con la entrevista que me gustaría hacerle un día.
M.J: me deja perplejo...
m.j: creo que terminaré convenciéndole.
M.J: ¿sabe? creo que debería venir más a menudo porque se me acumulan los temas y luego cuando vengo pues no sé por dónde empezar y...
m.j: pues venga cuando quiera y así le conocerán los nuevos lectores. En el blog está ocurriendo algo parecido a las elecciones, sabe? hay renovación, se está yendo gente y está viniendo otra.
M.J: ¿y eso cómo se explica?.
m.j: será por desgaste, no lo sé. Es la estadística la que lo dice. Hay hasta silenciosos veteranos que han desaparecido y han cedido el puesto a silenciosos nuevos. Supongo que esto va por legislaturas, valga la expresión ya que estamos de jornada de reflexión.
M.J: de acuerdo, prometo volver más a menudo. Oiga, esto de hacer un cameo en un capítulo da un calor...
NARRADOR: Es verdad, qué calor.
m.j: son los focos, no se preocupen que ya acabamos.
M.J: ¿algo que añadir?
m.j: no, gracias, envuélvamelo así.


10 Comments:

Anonymous lene said...

O_O ¿y por qué dibujaría Malvás todo con regla?

A ver si M.J, m.j, el narrador (o el propio Malvás) nos lo cuenta un día.

11:01 p. m.  
Blogger Rachel said...

"Fil-vit cham-pú Fil-vit ma-má por-que más vale Fil-vit que te-ner-se que ras-caaaaaar

8:35 a. m.  
Anonymous muskarias said...

Yo no soy de las que me ido, soy la que hace tiempo no puedo escribir porque me dice contraseña errónea, es extraño que sepa mas que yo que soy la que pise la contraseña, lo intento de nuevo a ver si sale.
Enrevista genial
UN ABRAZO

11:21 a. m.  
Anonymous sergio said...

madres psicóticas..., no sé si sería la misma situación, pero yo acabé harto de dar clases de informática gracias a las madres psicóticas, ya para entonces los niños no decian "rasca mamá"
La entrevista genial tirando a genial

11:59 a. m.  
Anonymous muskarias said...

Espero leais entero lo que he escrito, parece un mensaje de móvil, "la falta de práctica"

1:06 p. m.  
Blogger emejota said...

Hola muskarias! Se te lee alto y claro, no te preocupes. Lo de la contraseña será porque hace un tiempo vinieron los de Blogger a hacer unos arreglos y quizá se dejaron una tuerca floja o algo. Pero no tengo su teléfono...

Ya sé que no te has ido, te tengo "fichada" sobre todo por las mañanas :)

(qué tensión ayer en la cena con el Barça, hija!)

Abrazos.

1:42 p. m.  
Blogger emejota said...

Me temo que es un tipo de madre que abunda por todas partes, Sergio. Pero si acabaste harto (que no es poco) entonces te topaste con el tipo de psicosis leve/bajo. Tuviste suerte. Yo con una me agarré una depresión, pero es que el nivel de la señora era extremo/peligroso.

Un abrazo!

1:45 p. m.  
Blogger emejota said...

Muy bien entonado, Raquel. Se nota que sacaste provecho del LAZ...

lene: eso sí que es una buena pregunta, lo que pasa es que estarás conmigo en que a M.J se le notó la falta de reflejos después de tanto tiempo sin entrevistar. En honor a la verdad, hay que decir que también exageró un poco porque todo todo a regla no está. Alguna curva hay. Pocas pero hay. Es verdad que lo que más llama la atención es el minucioso trazo a regla, sobre todo tratántadose del dibujo de un niño, pero curvas hay, sí. Quizá es porque M.J sólo se fijó en eso porque lo miró poco rato. El NARRADOR lo podría corroborar.

NARRADOR: lo corroboro, lo ojeó apenas dos segundos, quizá tres.

Gracias, narrador.

NARRADOR de nada, a mandar.

De todas formas, muchas veces me pregunto lo mismo. Y otras cosas también.

Abrazos!

4:40 p. m.  
Anonymous lene said...

mmmmmmm..., interesante, así que alguna curva sí que había..., gracias, emejota, por la precisión (y a ti, NARRADOR, también muchas gracias por corroborar ;) )

abrazos varios.

7:24 p. m.  
Blogger emejota said...

De nada, lene.

NARRADOR: de nada, lene.

12:50 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home