16 agosto 2005

Album

Carlos

La personita de la foto es mi sobrino Carlos, que tiene 10 meses. Yo estoy al otro lado de la foto, por eso no me ves. Carlos todavía no sabe si es miércoles o domingo, ni si es por la tarde o por la mañana. Pero hay un instante feliz en la existencia en el que ser ajeno a estas cosas debe ser maravilloso.

Desde hace un par de semanas hemos comenzado a establecer comunicación mediante un sofisticado lenguaje en el no faltan "uá", "ta" y algún que otro "bo" que, con el pertinente movimiento enfático, arriba y abajo, de manos y brazos, consigue que nos podamos entender perfectamente.

Tenemos muchas cosas que contarnos y todo el tiempo del mundo (miércoles, domingo, tarde y mañana) por delante. Estoy muy contento.


2 Comments:

Blogger Diana Carolina said...

Mira qué lindura!

Y pensar que uno era así... Cómo nos fuimos a malear? je, como sea hay cosas que entonces no hubiéramos disfrutado, pero sí es una pena que a veces de grande uno deje de asombrarse por los pequeños detalles que significan mucho.

Tengo 3 sobrinos, hijos de Ángel mi hermano mayor. Me sorprendo mucho ahora que los veo, tan desenvueltos, incluso de broma y a manera de reclamo le digo a mi mamá que ellos tienen más libertades que uno, los niños de estos tiempos!.

Es increíble cuando un pequeñito te muestra admiración y quiere aprender de ti, es una gran responsabilidad también, pero es muy especial. Es una manera de disfrutar la edad que ya vivimos. La ventaja de un sobrino a un hijo es, que cuando llora o hay que cambiarlo, se lo damos a la mamá, jaja!.

Saludos Emejota! y besitos a Carlos. Que se diviertan y compartan mucho!

=)

Diana C.

8:39 p. m.  
Blogger emejota said...

Se los daré, Diana. Y cuando logremos mayores progresos en esto de la comunicación le hablaré de tu comentario :)

Un abrazo.

5:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home