20 septiembre 2005

Cosmos

Carl SaganRecuerdo que hace unos años, bajo la constelación de estrellas eléctricas del firmamento navideño, la noticia de la muerte de Carl Sagan salió del informativo nocturno y nos sorprendió con el mazapán en la boca. Si nacemos del polvo de las estrellas yo no sé por qué tenemos que apagarnos tan pronto.

De entre la galaxia de fascículos coleccionables que trae Septiembre a los quioscos he visto esta mañana el semblante sonriente del doctor Sagan. Editan su inolvidable "Cosmos" en dvd. Tengo desde hace unos años la edición americana, pero he comprado esta primera entrega confiando en volver a oir un rato la voz de su maravilloso doblaje. No ha habido suerte: está redoblada. Tendré que extremar los cuidados con mis viejos vhs para que duren. La edición ha sido supervisada por Ann Druyan, que fue esposa de Sagan y a quien la serie está dedicada. Ella ha llevado a cabo una tarea de actualización del material teniendo en cuenta la luz arrojada por los avances científicos habidos desde que se rodó el proyecto, hace ya la friolera de 25 años.

La primera vez que pasaron "Cosmos" por la tele -los lunes, después de cenar, en la primera de TVE, lo reseño porque ese horario hoy sería impensable para una serie documental- yo era muy pequeño como para enterarme algo de la fiesta. Tuve que esperar a su edición por entregas en vhs por la editorial RBA para vivir, años después, una experiencia que me marcaría profundamente. Cada quince días, ahí estaba yo antes de que abrieran para recoger el capítulo correspondiente, que devoraba con absoluta devoción.

A Sagan le agradeceremos de por vida muchas cosas. Por ejemplo, que iluminara nuestra conciencia, haciéndonos sentir protagonistas de un misterio trascendental. De la Biblioteca de Alejandría al viaje épico de las sondas Voyager, del latido de la célula al eco lejano del Big Bang, Sagan aparecía con su chaqueta de pana y su jersey de cuello alto, nos decía cosas como que en la orilla del océano cósmico está el hombre, con esas maneras tan suyas, y te llevaba de la mano, hipnotizado, para contarte historias de viajeros: Huygens, Tycho Brahe, Kepler (con qué intensidad vivimos la angustia existencial de Kepler!)

Yo aprendí de Sagan que la astronomía es una ciencia poética, que la música de las esferas existe, que el universo es lo que cabe en 13 horas de vídeo y que la respuesta a todas las preguntas da siempre infinito. No es poco.


9 Comments:

Blogger Jeremy Fox said...

Me resultaría difícil explicar hasta qué punto influyó en mi vida esta serie siendo niño. Para mi uno de los grandes personajes del siglo XX y "Cosmos" una de las grandes obras de la historia de la televisión y de la divulgación científica.

Gran post, Emejota. Creo que aún no se ha reivindicado suficientemente la figura de Sagan (quizás en los USA sí, no lo sé).

7:44 a. m.  
Anonymous Ferre said...

Sí que era una gran serie, aunque Sagan a veces se pasaba metiendo su visión filosófica de la vida (sobre todo porque lo repetía demasiado, que sí, que era gran persona y con unos sentimientos de lo más bonitos, pero era muuuy pesado con eso). Por ejemplo, se notó en su otro libro (Contact), porque me suena que el infumable final de la película ya estaba en el libro (no lo leí). Jeremy, ya tienes trabajo: un post sobre Contact, la película (¡qué buen inicio, en cambio, con ese alejamiento espaciotemporal desde la Tierra hasta el espacio profundo) :-P

En el plan divulgación científico, en cambio, si que fue muy importante en su momento (lo sigue siendo, la verdad), ya que fue la primera vez que se hacía un documental con gran presupuesto para un tema a priori poco atractivo para el gran público. Ese tipo de programas se centraba en naturaleza e historia sobre todo. Traer a la astronomía como tema principal para 13 episodios era en su momento un gran riesgo, por mucha misión Viking que estuviera en el horizonte.

Lo del doblador, es uno de los clásicos. Últimamente ha trabajado en la Guía del Autoestopista Galáctico, pero no dobló a ningún personaje "real", sino a la propia Guía. Aun así, Emejota, tampoco pasa nada por que le hayan cambiado el doblaje, que lo importante es lo que cuenta :-)

Jajajaja, los lunes a la hora de la cena un documental por la primera cadena de TVE, JAJAJAJAJA.

En cuanto a la reivindicación de Sagan... hombre, la labor de Sagan es conocida por su faceta de divulgador, que conlleva ser conocido por el gran público (en mayor o menor medida). Pero me parece más importante reconocer a muchísimos investigadores y científicos cuyo trabajo no es reconocido (esto es común en el mundo) y ni siquiera pagado con un mínimo de garantías y derechos (esto en España en particular). Y no olvidemos que esos descubrimientos, esas investigaciones pueden ser mucho más importantes que la divulgación.

Ah, que la serie está muy bien y que debería ser de visión obligatoria en los colegios, no se me entienda mal.

PD: Hablando del tema documentales de temas parecidos, ¿habeis visto El Universo Elegante? Me han hablado muy bien de él (no lo he visto)
Saludoooos :-)

8:45 a. m.  
Blogger Jeremy Fox said...

No he visto todavía "El universo elegante" pero lo tengo, jejeje. Me han dicho que no es muy sencillo de entender pero como no lo he visto no puedo opinar.

Un detalle bastante desconocido: Sagan también fue un brillante investigador.

Saludos.

9:37 a. m.  
Blogger emejota said...

Hola Jeremy: la figura de Sagan es muy valorada, de eso no te quepa duda, tanto como divulgador como en su trabajo en el Jet Propulsion Lab de la NASA. Pero a Sagan le pasa un poco lo que a Bernstein cuando "osó" bajar a la música del púlpito para acercarla a toda la familia por televisión: se convirtió en alguien popular y para muchos eso ya esa mancha en el expediente. Absurdo, lo sé, pero real.

Por otra parte, han pasado los años y las nuevas generaciones no hayan tenido un acceso a él como tuvimos nosotros. Ahora las cosas entran, fundamentalmente, por los ojos, da igual lo que hagas: si no sales en la tele no existes.

Y luego está el inquietante tema de que los mitos, al parecer, empiezan a ser perecederos. Yo he citado a los hermanos Marx ante un grupo de universitarios de primer año y se han encogido de hombros diciendo ¿qué hermanos son esos? Me ocurrió el año pasado y de ese momento deduje de golpe muchas cosas (pocas buenas).

Un saludo

2:45 p. m.  
Blogger emejota said...

Ferre: no se te entiende mal, pero yo pienso que "Cosmos" es un documental de autor, por lo tanto es normal que Sagan meta su visión filosófica de la vida y la reitere. Aún voy más allá: personalmente, creo que gran parte del atractivo de la serie estaba en eso, en que se trataba de una visión filosófica personal porque eso hacía que Sagan pusiera el apasionamiento de quien se expresa desde el convencimiento íntimo. Insisto en la idea de "autoría" porque me parece fundamental para comprender el resultado final de "Cosmos".

En cuanto al doblaje, lo que importa es lo que se cuenta y cómo se cuenta, ferre. "Nada es la palabra sin su sonar", como dijo alguien. Y el doblaje original de Sagan en "Cosmos" era una banda sonora preciosa a las ideas de Sagan. "Sonaba" de maravilla.

Un saludo

2:59 p. m.  
Anonymous Ferre said...

Emejota... bah, no, Emejota y Jeremy, que total es un diálogo a tres bandas...

En vez de doblaje, mejor original subtitulado. Igual que en las películas, digo yo. En todo caso, en un documental, no importa tanto el "sonar de la palabra", sino el contenido. Que tampoco es poner una voz neutra tipo robot, ojo. Y es que la palabra puede ser sin sonar (¡que se lo digan a Freud y Lacan!).

Para entender el significado de Cosmos no creo que sea imprescindible comprender que sea una obra de autor. Ya lo doy por supuesto, incluso al nivel en que creo que lo dices. Toda obra tiene un autor (lo del cine de autor siempre me pareció una especie de tautología). Podíamos hablar, en todo caso, sobre las intenciones del autor. Es ahí donde entra el componente del punto de vista filosófico, la visión poética del universo, que, por otra parte, aunque creo que es evidente por mis palabras, no comparto en absoluto. A mí Cosmos me parece más interesante cuando realmente no se anda por esas ramas, sino cuando cuenta el por qué, el cómo y la evolución de las teorías de los cuerpos celestes. Es ahí donde creo que acierta completamente, en presentarlas al público de forma comprensible sin simplificarlas tanto que dejen de ser ellas. Ejemplos que todos creo que recordamos: la sábana extendida para simular un campo gravitatorio, el viaje en bicicleta a una velocidad cercana a la de la luz o a Kepler haciendo "maquetas" para encajar los sólidos perfectos. Este tipo de acercamiento a la explicación de los asuntos científicos no lo habíamos contemplado hasta entonces (por lo menos, en España y a lo que yo recuerde).

No conozco el trabajo que realizaba Sagan en el JPL. Sabía que pertenecía a ese laboratorio de la NASA, claro, pero no se que tipo de investigaciones realizaba. A eso me refería, que le conocemos por divulgador, no por su faceta de científico. De esta última estoy en blanco. No sabría decir si era un genio, bueno, normal, malo o un espantoso científico. No, retiro lo dicho, si estaba en el JPL, desde luego, bueno tenía que ser. No intento desmerecerlo como científico, sino que me parece que reconocido sí que está... en gran parte gracias a ser muy buen divulgador. Nosotros seguramente no estaríamos hablando de él si no fuera por sus libros de divulgación. Pero... ¡quién le diera el 10% de ese reconocimiento a otras figuras de la investigación!

Jeremy, eres raudo como el rayo en conseguir documetales. Cuando lo veas, ya contarás qué tal, ¿ok?

Emejota.... ¿no conocen a los Hnos. Marx? Dios mío, ¿será cierto que el cielo está a punto de caer sobre nuestras cabezas, que el fin del mundo está cercano? De Buster Keaton y Harold Lloyd entonces ya ni hablamos, ¿no?

Venga, una saludo y nos seguimos leyendo, que siempre es un placer debatir con vosotros y los demás habituales de estos lares.

4:16 p. m.  
Blogger emejota said...

Hmmm... no sé, Ferre. En un documental sobre bichejos raros quizá pero sigo pensando que en "Cosmos", el sonar de la palabra es un elemento fundamental. Y mantengo lo de que nada es la palabra sin su sonar, que digan Freud y Lacan lo que quieran, que vaya dos raritos :)

Aunque nos salgamos un poco de tema: como cinéfilo, yo soy usuario de la v.o pero siempre defenderé que aquí hubo (obsérvese el pretérito) una escuela de doblaje excepcional. De todas formas los debates que suscita el asunto del doblaje me dan una pereza horrorosa :)

Lo de la autoría hay que ponerlo en cursiva, claro. Todo tiene autor, pero por obra de autor entiendo cuando se deja una impronta personal. En ese sentido, podríamos decir que hay obras que no parecen tener autor, sobre todo a tenor de parte de lo que se ve en cine...

Keaton?? Lloyd??? Y esos quiénes son??? :D

Un abrazo

8:29 p. m.  
Anonymous Ferre said...

Yo creía que, junto con Karl, eran los hermanos de Groucho, ¿no?

11:26 a. m.  
Anonymous martin said...

yo tambien amaba esta serie lo mirabamos con mi vieja a la noche junto con mis hermnaos y era un mommebto tremendo

yo tambien quiero conseguir la version doblada por que tambien la tengo en vhs
un saludo

6:53 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home