07 septiembre 2005

Examen

Estaba en la librería mirando las novedades cuando ha sonado el móvil. Era un antiguo alumno de armonía. He dicho ¿sí? y entonces el auricular me ha preguntado si es normal que el Tema B de una Sonata de Beethoven esté en el tono de la mediante. Así, de sopetón. Me ha parecido un poco raro, sobre todo teniendo en cuenta que hace tres años que no habíamos vuelto a coincidir. Qué prisas. Se me ha ocurrido preguntarle si estaba en algún concurso de la tele usando el comodín de la llamada y él ha dicho que no, que estaba en un examen. Entrando al examen o saliendo del examen, he preguntado ingenuamente. Y él ha recalcado: no, no, que estoy en un examen. Como si temiera que me descubrieran cometiendo una fechoría, me he retirado hacia un rincón de la libreria donde por poco piso un quijote de bolsillo. Allí he sabido más detalles concretos: es que, como éramos pocos, el tío nos ha puesto a cada uno en un aula para que no nos copiemos. Ahí me ha dado la risa. Bueno, qué, es normal o no eso de la Sonata.

Alguien podrá pensar que vaya desfachatez la mía, que vaya ejemplo a los alumnos. Pero es que pocas cosas hay tan inútiles como un examen de análisis en un conservatorio. De verdad. No sirven para nada. Te dan un par de horas para cifrar uno por uno los acordes de una partitura larguísima -con lo cansado que es- y ya está. Analizada. Y eso es un disparate, porque el análisis musical es algo lo suficientemente serio e importante como para que estemos así. Y en un conservatorio. Luego pasa lo que pasa, claro. Hay un texto muy lúcido de Clemens Kühn que intento inculcar desde hace muchos años a mis alumnos. Ya me lo sé de memoria, mira:

"Si coloco bajo un fragmento de música las cifras que indican la función armónica o el grado de la escala, no realizo con ello ningún análisis -contrariamente a lo que se supone en la práctica general, incluso en escuelas superiores-. Seguir el curso armónico no es todavía una exégesis, sino el requisito para la exégesis. Todo esquema demanda una interpretación correcta para que podamos comenzar a hablar. Por sí mismo, el esquema no es aún comprensión: posibilita la comprensión."

Cuando viene algún músico para preparar una oposición o movido por propia inquietud para ahondar en su formación, cuando la vocación está claramente definida, es fácil hacerles comprender la idea que se desprende del texto anterior. "Podemos comenzar a hablar", dice Kühn. Esa es la clave. Tiras del hilo, interrelacionas, un descubrimiento te lleva a otro... Eso es apasionante, y así lo viven. Pero cuando te viene un alumno de conservatorio que sólo tiene en mente aprobar su examen de una asignatura que se llama "Análisis", es muy dífícil conseguir que se adentre por esa senda. Y lo comprendo, aunque me duela.

Mi alumno, que sigue al móvil, no lo olvidemos, que a ver si entra el ínclito catedrático y nos da un disgusto, toca la trompeta. Quiere su título de trompeta para tocar jazz los jueves en un pub y para hacer bolos en verano en las fiestas de los pueblos. Me parece perfecto: él lo tiene muy claro, es lo que le gusta y lo que quiere. Así que vamos a ver, ¿estás seguro que el Tema B está en el tono de la mediante? ¿Qué Sonata es?

Hemos hablado 4 veces a lo largo de la mañana, nos ha dado tiempo hasta para hablar de las vacaciones, que él no ha tenido, pues yo tampoco, oye pues eso no puede ser. A la tarde ha mandado un mensaje de texto que decía: "He aprobado. Muchas gracias y perdona por haber sido tan plomo. Y vete de vacaciones, anda".


10 Comments:

Anonymous Gabriela said...

Buenos días, emejota. Cuando comience las clases voy a extrañar despertarme y venir a verte. Bueno, te veré por la tarde...
A mí me pasa lo mismo con la poesía o la literatura en general. El análisis ayuda, pero no es la fórmula final. Es como despiezar un cadáver y dejarlo en la plancha, y la obra no está muerta.
El análisis sirve, pero luego hay que remontarlo y tocar con las manos el corazón latiente de la obra. Hay que dialogar con ella, no etiquetarla. Eso es lo más bonito del mundo.
Un beso mañanero.

10:07 a. m.  
Anonymous Hazz said...

Yo la verdad que para estas cosas artísticas soy un poco mala...pero digo yo para que te sirve analizar una partitura?

Bueno...no sé...

Por cierto, en el próximo exámen que tenga me podrías "soplar" las respuestas aunque no tenga que ver con la música? :P

Besillos

11:11 a. m.  
Blogger emejota said...

Yo voy a extrañar tus visitas madrugadoras también. Bueno, sea por la mañana, por la tarde o por la noche, tus visitas siempre serán bienvenidas.

Si me permites la curiosidad, ¿das clases de literatura? ¿a qué edades?

Un abrazo.

4:15 p. m.  
Blogger emejota said...

Hola Hazz!

Pues para muchas cosas... Por placer estético e intelectual, para proporcionar al intérprete una mejor comprensión de la obra que debe hacernos llegar (no olvidemos que el intérprete es intermediario entre la obra y el oyente), para seguir el rastro del misterio, para poder "escuchar" al compositor...

(para que haya profesores de análisis) :-P

En fin, para muchas cosas.

Tú llama, mujer. Y de paso me cuentas si tú te has ido de vacaciones.

Bienvenida.

4:24 p. m.  
Anonymous Ferre said...

a) Vaya zopenco el profesor. Los pone en aulas separadas.. ¿y no les escamotea el móvil? ¡Por Dios, pero si es de primer curso de "Antichuletas y copieteos varios"! ¡Que lo despidan ya mismo!

b) ¿Para tocar jazz con una trompeta en un pub los jueves o para hacer bolos en verano te exigen ahora un título? Madre mía, cómo está de duro el mercado.

c) Lo de pensar que es lo mismo saber los acordes que entender la música es un error común en mucha gente. Y con mucha gente me refiero a profesionales (de un modo u otro) de la música. Pero, como indicas, al ser lo que se pide en el conservatorio... Al hilo de esto, me gustaría saber si en el conservatorio se da "Historia" e "Historia del Arte". Así, generales ambas. Vamos, porque yo lo considero bastante importante a la hora de plantearse cualquier tipo de análisis (musical, literario, cinematográfico,...). Por aquello del contexto, vaya.

De todas formas se podría discutir si esta mal empleada la palabra análisis. Así que tiremos del DRAE. La primera definición que nos da es la clásica:

1. m. Distinción y separación de las partes de un todo hasta llegar a conocer sus principios o elementos.

Es la que se emplea en el mundo científico, por ejemplo. Incluso en este ámbito el análisis no es un fin, sino un medio para llegar a la síntesis, que es justo lo contrario (interesa crear nuevas vacunas, aparatos de comunicaciones, coches, etc.).

Pero hete aquí que el DRAE nos da otra definición más adecuada.. no, perdón, mejor dicho complementaria, para el caso que comentas:

2. m. Examen que se hace de una obra, de un escrito o de cualquier realidad susceptible de estudio intelectual.

En ésta la definición se encamina a un objetivo concreto: el estudio intelectual... que va más allá de la descripción de los componentes de la obra. Va dirigido al debate, a la discusión, a la comprensión. Temo que muchos sólo leyeron hasta el primer punto y aparte en el DRAE. O sea, lo que decía Kühn y que recomiendas con gran acierto a tus alumnos.

Saludos.

4:36 p. m.  
Blogger emejota said...

a) Quizá el profesor todavía vive en tiempos analógicos (así que luego dicen que los músicos de clásica somos unos antiguos). Pero desde luego, como emplee en clase la misma sagacidad que vigilando exámenes...
:D

b) No, hombre, no es que le pidan el título para eso. Quiere decir que él va al conservatorio únicamente para aprender a tocar su instrumento y poder dedicarse a esas actividades. Considera que lo demás no le hace falta para eso ni tiene interés en ello pero es el "precio" que tiene que pagar para aprender la técnica del instrumento.

c) Antes se daba Historia de la Música, de la Estética y del Arte. Ahora creo que se da una cosa unificada. Pero igual me equivoco. Sí sé que las materias de armonía, contrapunto, fuga y composición se han unificado en algo que se llama "Fundamentos de composición" que es algo así como una ensalada.

A mí hace muchos años, en el examen final del último curso de Historia de la Música me preguntaron que escribiera 10 diferencias entre Bach y Haendel, así, como de pregunta de concurso de la tele. En clase nos habían dado unos apuntes sobre eso. Era una lista de cosas y la primera decía: Bach tuvo 20 hijos, Haendel ninguno; Haendel viajó mucho, Bach no. Me gustaría pensar que la cosa ahora está mejor pero no sé...

Saludos.

7:45 p. m.  
Anonymous Ferre said...

Jajaja, me gustan las diferencias Bach/Händel...

Ahora seguro que está mejor: la lista ya abarca 25 diferencias ;-)

ah, con respecto al trompetista: pues para aprender a tocar un instrumento tampoco hacía falta conservatorio alguno. Digo yo.

7:50 p. m.  
Blogger emejota said...

Si quieres te paso su móvil y le preguntas lo del conservatorio, pero ojo no vaya a ser que esté de examen :D

7:58 p. m.  
Blogger Gabriela Zayas said...

Jajaja ¿eso de las diferencias Bach/Haendel era así? Y entre las similitudes ¿se podía poner que ambos usaban peluca?
emejota, doy clases en dos ciclos: en el primer curso del Primer ciclo de ESO tienen 12 añitos, pasan conmigo a 2º curso y terminan más o menos a los 14. O sea que nos "tenemos" mutuamente dos años. Yo siempre les digo que es casi un matrimonio.
Y también doy clase con ese mismo sistema a los de Bachillerato (16-18). Lo bueno es que como me salto el Segundo ciclo, aquellos que he criado a mis pechos en la ESO vuelven a mi redil unos años después. Y ya nos conocemos, sabemos nuestras manías, en fin, que es un feliz reencuentro.
Doy clases de lengua española y literatura y si quieres asomarte a mi blog de este curso (que de momento sólo tiene el programa y el primer comentario de texto, está en http://leonardocastellano.blogspot.com
Por cierto, en reinadegrillos, mi blog de pintura, te he puesto una foto un poquito más grande de la famosa boda abuelil.
Ah, yo también amo a Doinel-Léaud, y está fabuloso en "Las dos inglesas y el amor", una de las pelis más bonitas de Truffaut, no sé si la has visto. Si no, hazte con ella. Vale la pena.
Saludos cordiales.

8:37 p. m.  
Blogger Rachel said...

jajajajaajaa me han encantado los comentarios. Las diferencias Bach /´Händel son de lo mejor.
En fin, que todos los que hemos sido carne de conservatorio hemos sufrido eso del análisis tipo autopsia. Cifras, cuentas, miras pero ni sabes, ni entiendes ni ves. El caso es que luego te dan un papel en el que pone que eres titulado de no sé que rama y como no te pongas las pilas se queda todo en el tono aséptico de la mesa de la morgue.
Lo de Historia del arte también era divertido. Yo tuve una profesora que cuando "comentaba" las pinturas (leyendo fijamente sus apuntes) reparaba de repente en el color rojizo y quemado de la proyección.... así que recurríamos a la imaginación para intentar ver "los brillantes rojo sienna" de aquellos cuadros.
Aunque visto así quizás debería estarle agradecida. Mi imaginación creció.
Saludos

P.D. emejota... las cocacolas no son todas de una vez eh??? :P

10:28 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home