23 marzo 2006

Reacción

Hay un proceso lógico que pone en relación la salida de Iñaki Gabilondo de la Cadena SER, el pasado verano, con la cancelación definitiva de la serie "7 vidas" que, según acaban de decir para mayor disgusto y estupor nuestro, tendrá lugar el próximo 9 de Abril.

Me explico.

El mayor error de Jesús de Polanco a lo largo de su reinado mediático ha sido, seguramente, sacar de la radio a Iñaki Gabilondo. Dicen los entendidos del share, que haberlos haylos como las meigas, que al hacerlo puede haber desencadenado el principio del fin de un ciclo de bonanza para una cadena radiofónica que los estudios generales de medios certificarán (como es natural y por su propia mecánica dado que tardan meses en reflejar los cambios) con retardo. SER o no SER. El tiempo lo dirá.

Polanco sacó a Gabilondo de la radio para convertirlo en el buque insignia de su último capricho televisivo, la cadena "Cuatro", pero Gabilondo no funciona en el informativo estrella de la cadena y a pesar de los modestos pronósticos iniciales de audiencia esgrimidos por la propia empresa para infundirse a sí misma tranquilidad por la dificultad que entraña competir de la noche a la mañana con cadenas ya consolidadas y con un perfil de audiencia fiel, lo cierto es que a las pocas semanas ya sonó la alarma en el cuartel general de PRISA. Y es una pena porque la parrilla Cuatro tiene ideas majas e incluso originales, que no es poco para como están las cosas, pero tiende a servir el producto con maneras y medios de televisión local. Y así no se puede.

Ocurre que mientras Cuatro no termina de arrancar (ya han rodado más de cuatro cabezas), la cadena televisiva que vivía una etapa de esplendor en cuota de audiencia, Telecinco, ha empezado a mostrar grietas en las paredes: los estudios ya han arrojado datos que explican que el pellizquito de público que saca Cuatro procede de Telecinco, por semejanza en el perfil del espectador (el perfil de Telecinco es más joven y progre que el de Antena 3).

Eso ha hecho que Telecinco incurra por primera vez en algo que siempre se había jactado de no llevar a cabo, a diferencia de su eternamente desorientada competidora: empezar a mover programas sin dejar tiempo a que echaran raíces. Son los nervios. Por primera vez, un reality de Zeppelin ha pinchado (Zeppelin era hasta ahora la reina infalible del género en la cadena) y hoy, una nota de prensa nos ha dejado con la boca abierta al anunciar la cancelación de una serie que, hace dos semanas, celebraba en directo su capítulo 200 con una marca de audiencia que aupó la emisión al podio del domingo por la noche.

A todo esto, el lunes desembarca una nueva cadena, "La Sexta", formada por un conglomerado de productoras que nutren de los principales éxitos a las respectivas parrillas de las demás cadenas (La Sexta nace con Globomedia a la cabeza, productora por cierto de "7 vidas"), lo que ha llevado a los gurús del medio a pronosticar que las grietas de Telecinco se harán más gordas, que a Cuatro le costará un poquito más, si cabe, llegar a ídem, y las demás ni te cuento. Eso dicen los gurús y también dicen que La Sexta viene bien pensada, al parecer.

Yo me acuerdo que antes de entrar a grabar mi intervención semanal en una emisora local de la SER solía confesar a un compañero a micro cerrado que Polanco me caía fatal a pesar de mi fidelidad al dial (lo de Polanco es para escribir un folletín). Se me dirá entonces que incurría en una contradicción que no me deja en buen lugar precisamente. Quizá, aunque yo no lo viví así: el mundo de las emisoras locales es un mundo aparte; allí no recalas pensando en la empresa sino que lo haces movido por el afecto hacia personas con rostro, nombre y apellidos cercanos. Y yo colaboraba, no trabajaba, es decir, que no cobraba, precisamente por lo que acabo de decir. Y no me arrepiento.

El día que Iñaki Gabilondo salió de la SER ,de donde no debía haberse movido, comenzó una reacción en cadena que ha terminado con la marcha de Gonzalo, Sole, el frutero y demás locos maravillosos que tampoco deberían moverse pero que echarán el cierre definitivo del "Kasi Ke No" en el capítulo 204 de "7 vidas", que saldrá en antena el 9 de Abril. La culpa es de Polanco. Habría que pensar en mandar algún que otro sms para nominar al tipo este, leches.


2 Comments:

Blogger Rachel said...

SMS: Polanco qdat n ksa!!!!

9:23 a. m.  
Blogger emejota said...

Su mensaje ha sido recibido y participa en el sorteo de 20 packs con los tropecientos episodios de "Falcon Crest" con audiocomentarios de Chu-Li subtitulados en suahili. Incluye el documental inédito "Yo fui la peluquera de Angela Channing, sí". Gracias por participar.

2:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home