09 diciembre 2005

Comunicado

No por esperada, la noticia nos ha caído como un jarro de agua fría a los dvd-adictos. Se acabó el chollo. La cibertienda canadiense dvdsoon cambia de dueños y los nuevos dueños cierran el grifo. Nos han mandado un comunicado vía e-mail diciendo eso mismo pero en inglés y con el tono adecuado a las circunstancias: se acabó. Se acabaron esos precios increíbles, esos descuentos que te hacían pensar que algún error se habría deslizado en la pantalla, que no era posible, se acabó eso de los gastos de envío gratuítos; en fin: que se acabó.

El apogeo de la tienda fue en estas mismas fechas el año pasado, cuando se sacaron de la manga el invento de la "fidelity-card", una tarjeta virtual que, durante unas semanas, añadía el 40 por ciento de descuento (sí, no es un error, el 40 por ciento) a la ya de por sí descontada lista de precios. Por los foros corrió la noticia como la pólvora y fuimos legión los que nos gastamos los cuartos, los medios y los enteros. En mi caso, estuve recibiendo paquetitos hasta la primavera (el retraso fue monumental, dada la avalancha de pedidos) Pero la espera merecía la pena: dvds dobles de Deutsche Grammophon de novedad a 8 euros puestos en casa difícilmente se volverán a encontrar, y pagar por packs lo que aquí desembolsas por un único dvd tampoco. Así que hubo que hacer sitio en la estantería para los packs de cine negro y gangsters de la Warner, o los musicales de la Metro, o las ediciones Griffith, Scorsese y Allen, o las alucinantes ediciones de la exquisita Criterion Collection (ese cofre Antoine Doinel, ese "Fanny y Alexander" de 5 discos...), las novedosas series de tv de la HBO, las series míticas ("Doctor en Alaska", "La Familia Munster"), los "Disney Treasures" para coleccionista, con su lata de metal reminiscencia de celuloide añejo, o las impagables integrales de las series de la Hanna-Barbera (de "Los Picapiedra" a "Los Supersónicos" pasando por los "Autos Locos"). Y tantas otras cosas que, para colmo, en muchas ocasiones no llegaron a salir aquí o bien llegaron habiéndose dejado algún disco de extras por el camino...

Pues se acabó. Algunos ya habíamos abandonado el barco cuando vimos que los motores hacían un ruído raro pero aunque nos ha cogido en el bote salvavidas y con el chaleco puesto la noticia no ha dejado de afectarnos igual. Nos dicen que se van, que dejan la empresa en otras manos y que esas manos, por lo visto, no piensan seguir el mismo rumbo ni muertos, que las cuentas no les salen. En un momento de dramatismo literario afirman incluso que suspenden los pedidos, devoluciones y saldos de crédito pendientes (por eso digo lo del chaleco salvavidas, afortunados hemos sido, los otros supongo que tocarán las teclas necesarias a nivel jurídico para intentar recuperar al menos el dinero invertido).

Mal acostumbrados como estábamos, cualquier otra oferta proveniente de otro sitio nos parecerá, a partir de ahora, escandalosamente cara. Pero me temo que tendremos que ir haciéndonos, poco a poco, a la idea. A lo mejor así hasta nos contenemos y todo. (Nótese aquí un suspiro de resignación) Fue bonito mientras duró. Siempre nos quedará Amazon...


2 Comments:

Anonymous Ferre said...

Ay, malas noticias para tu bolsillo... o no, que era muy tentadora y no hacías más que fundirte el dinero en pedidos.

La verdad es que no me extraña que las cuentas no les salieran. A mí me paso con una empresa que por registrarte a través de internet ya te mandaban x pesetas, con lo que podías hacerte con un CD gratis. Evidentemente, no fui sólo yo quien se aprovechó de la oferta. Eso sí, los precios no eran bajos, eran los mismos que en las tiendas, pero como nadie te obligaba a pedir más...

Por cierto, esa empresa también cerró. ¡Cómo no!

11:46 a. m.  
Blogger emejota said...

Es verdad, malas y buenas noticias, ferre.

Miento.

Son malas, muy malas :(

12:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home