02 diciembre 2005

Acento

A las cuatro y media de la tarde, a Peter Pan le preocupaban dos cosas: la primera, encontrar los últimos rayos de sol; la segunda, el acento. Me lo ha dicho cuando me lo he encontrado, entre calles, montado en su bicicleta y me ha acompañado unos metros hasta el lugar donde yo tenía una reunión. Parece ser que el otro día se asomó al blog y descubrió que en la nota que me dejó hace años en mi cuaderno se había dejado un acento. Yo, la verdad, no había reparado en ello. Como sé que es muy minucioso y estas cosas le afectan un poquito, le he dicho para quitarle importancia que seguro que fue por las prisas con las que anotó los versos antes de que yo me diera la vuelta y me diera cuenta. En realidad no se lo he dicho, pero lo he pensado. A Peter Pan hay cosas que se las digo por dentro pero él me las oye igual. Tras permanecer un rato en silencio ha dicho que se había dejado un acento y que iba buscando el último trocito de sol. A mí se me ha ocurrido entonces volver a poner la nota añadiéndole el acento en color rojo para que se vea bien y se sienta más tranquilo. Ahora queda así:



También he visto que se ha cortado el pelo y me he acordado de dos cosas y cuarto.


4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Esta noche he tenido un sueño lleno de piedras y socavones. Y es que ayer me volvisteis loco con tanta muertevida. Otra cosa es hoy: nada como un mundo al revés, es decir empezar agusanado y terminar en líquido amniótico. ¡Purita felicidad!

Besos.

Tim

11:34 a. m.  
Blogger Laura said...

Me gusta el mundo del revés cuando la tristeza me invade, pero ahora que vivo de esperanzas no quiero invertir la línea de tiempo.
Excelente tu blog

12:32 p. m.  
Blogger emejota said...

...y todo por un acento y un trocito de sol, Tim ;)

Un abrazo

11:58 p. m.  
Blogger emejota said...

Bienvenida a "La Idea del Norte", Laura y que duren los momentos de esperanza.

Un abrazo

11:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home