05 junio 2006

Consulta

Hoy tenía consulta en el médico pero me he vuelto sin entrar.

Estaba esperando mi turno y, de verdad, el cuerpo me ha dicho que no, que lo dejara. Digo bien, el cuerpo, ha sido el cuerpo el que ha mandado la orden a la cabeza. Yo creo que a veces el cuerpo necesita que le dejen en paz un rato o dos y creo que la medicina no contempla esa posibilidad. Pero aunque yo no soy médico, son casi 25 años de paciente, y eso no quiere decir que sepa de medicina ni que vaya de listillo pero sé algo de mí mismo y de mi relación con la enfermedad. Los médicos le llaman "el proceso". Y no creo que sea un paciente inconsciente o irresponsable, entre otras cosas porque no me puedo permitir serlo. Pero eso no quiere decir que a veces sientas una llamada interior al reposo o a la renuncia; es como si el cuerpo estuviera un poco harto y te dijera: ahora no, que esperen un poco. Y eso es lo que me ha pasado esta mañana y le he hecho caso y ha sido sorprendente la sensación de profundo alivio que he experimentado al salir a la calle. A lo mejor es un poco raro. O no.


2 Comments:

Anonymous Barbarita said...

No, no es raro. Cuando ya sabes lo que te pasa y no hay nada nuevo que vaya a suceder, ni ves que vayas a mejorar en nada yendo al médico, te saltas las visitas de rutina, y es normal, lo hace mucha gente.
A mí, al principio de caer enferma (padezco un tipo de distrofia muscular progresiva), no podía creer que hubiera gente a la que llamaba la enfermera y no se habían presentado. Pensaba "qué locos", pero eso era porque yo todavía estaba en la fase de querer saber más de lo que me pasaba, de necesitar una solución a toda costa. Ahora como ya se que hay que aguantarse, lo que me fastidia es que me anden pinchando y me anden haciendo pruebas que duelen para nada. Así que ya sólo voy al hospital cuando YO lo necesito, no cuando teóricamente me toca.

Bueno, es la primera vez que comento en tu blog pero vengo a leer de cuando en cuando.

Un saludo.

5:58 p. m.  
Blogger emejota said...

Hola barbarita:

Lo peor es cuando te toca un médico nuevo y te ves en la situación de tener que contar por enésima vez la misma película y de contestar a las mismas preguntas... Qué pereza y qué impotencia, por Dios!

Ánimo y un abrazo.

12:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home