09 octubre 2006

Moderación

Dieciséis meses y doce días. Es el tiempo que ha transcurrido hasta que a alguien se le ha ocurrido elegir una hora muy torera, las cinco de la tarde, para tener la valentía de esconderse en una identidad falsa y conseguir el honor de ser el primero en publicar en este blog un comentario descalificativo sin venir a cuento con el contenido del post. Así, sin más.

Lo más curioso de todo es que la persona en cuestión no ha caído aquí por casualidad, sino que ha apuntado bien. Bueno, en realidad ha sido un poco torpe porque ha entrado mediante Google poniendo mal el nombre de este blog. Da lo mismo. Mi amigo Alex, que sugirió prudentemente la instalación de un software de estadísticas muy detallado cuando este blog empezó a crecer más de lo previsto, me ha llamado a los pocos minutos con el pertinente análisis que, al parecer, arroja datos que no me haría mucha gracia saber, según ha dado a entender. Me huele a proximidad. Así que prefiero no saberlo. O por lo menos hoy no, que es el cumpleaños de mi sobrino y todavía tengo puesta en mi sonrisa su sonrisa de hombrecito de dos años.

Pero lo sucedido obliga a introducir algo que no me hubiera gustado nunca tener que hacer, porque me parece incómodo y algo desagradable, sobre todo en un lugar que siempre pretendió ser un lugar acogedor; me refiero a la moderación de comentarios que, desde hace unos minutos, está activada. Eso quiere decir que, a partir de ahora, todo comentario que se escriba se quedará en el limbo esperando su revisión. En resumen: que su publicación en pantalla no será inmediata, como ocurría hasta ahora, a no ser que yo esté al lado del ordenador en ese momento. La verdad es que me parece algo lamentable pero creo que es lo mejor para que este lugar siga siendo el lugar que era hasta las cinco de esta tarde. Y espero que todos sepan comprenderlo.


11 Comments:

Anonymous Miguel said...

Querido Mariano:

Te había escrito un comentario largo al respecto del tema, pero se perdió y no puedo reescribirlo...

pero sábete apoyado y respaldado.

Un abrazo transocéanico.

PD: ¡Nunca falta un maraca gandalla! Pero siempre se les puede fumigar como a las cucarachas.

9:12 p. m.  
Blogger emejota said...

Muchas gracias por el apoyo, Miguel. No me resulta nada cómoda esta postura de censor a la fuerza, no te puedes imaginar cuánto.

Un abrazo fuerte.

12:19 a. m.  
Anonymous eVery said...

¿Que?
desde luego... (no voy a decir lo que pienso que es censurable)
Vaya personaje, encima ¿no tiene valor ni de dar la cara?
Valiente, estúpido.

Ahora que sabes quien es, espero que le contestes como se merece.

Entiendo que a partir de ahora la publicación no sea inmediata aunque reconozco que me gustaba ir mirando los comentarios y en las noches de insomnio ver que hay más norteños despiertos.

Un abrazo.
(e intenta no hacer mala sangre, que ese personaje no merece ni un solo minuto de tu atención)

3:30 a. m.  
Anonymous Marta said...

Me ha dado mucha rabia que alguien con una identidad falsa te escriba cosas que no vienen a cuento. Yo opino que lo primero es dar la cara de las cosas que se dicen, y sino se tiene narices de decir las cosas a la cara pues se está mejor en silencio. Ala, ya ha conseguido sacarme mi vena makarra.
Por supuesto para tí Mariano, todo mi apoyo y un abrazo muy fuerte!!!!!!!!!!!!!!!

8:24 a. m.  
Blogger muskarias said...

Para mi el no dar la cara no es cuestión de tener ó no narices, es cuestión de no tener muchas otras cosas y ¡OJO! con ese tipo de personajillos porque no dan nada bueno.
Mi apoyo incondicional y un abrazo.

1:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

OLE OLE OLE Marta.
El que se queje que ponga cara que todos somos muy valientes tras el velo anónimo y unos hipócritas cuando nos dicen que enseñemos la cara.

A los que aportan sólo energía negativa que les zurzan.

3:07 p. m.  
Anonymous V said...

Lo acabo de leer, y... nosé, pero yo no me aguantaría a mirar quién es.

Con más razón aún si conlleva proximidad del responsable.

Para mí, esas cosas deben de saberse y pagarse.
Pero bueno, es mi opinión... y, entiendo que normalmente no suele ser una opinión compartida por el público en general.


Un saludo a tod@s.

V.

5:43 p. m.  
Blogger eva said...

estoy deacuerdo con v para variar las cosas deben saberse y pagarse, es una lastima que tengas que tener la molestia de revisar todos los comentarios antes de publicarlos, es un pena que gente que no hace mal a nadie, que es como el periodico de todos los dias, por lo menos para mi es como a ver que cuentan hoy de interesante, es una pena que haya... este tipo de gente viviendo en este mundo pero que asco dios mio, siempre hay un garrapata cerca que nos hace la puñeta, animo!!!

9:34 p. m.  
Blogger emejota said...

Gracias a todos por el apoyo aunque en realidad la descalificación no era personal (creo) sino general, dirigida a todos. Mi primera reacción fue contestarle enviando recuerdos a toda su familia pero luego opté por mandar su mensaje a la papelera.

En cuanto a la identidad, no, no sé quién es y sigo sin tener el menor interés, la verdad. Sigo persiguiendo el objetivo de estar tranquilo en todos los órdenes posibles.

Un abrazo.

12:44 a. m.  
Anonymous RMF said...

El silencio indiferente es el mejor antídoto contra estos indeseables. No hay que darles la satisfacción de una línia. Se borra el comentario, como se recoge la mierda del perro en la calle, y a otra cosa.

un abrazo.

9:40 a. m.  
Blogger emejota said...

Exactamente así es, rmf.

Un abrazo.

10:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home