28 marzo 2007

Querer

Estos días mi sobrina se está quedando a comer en casa y durante las comidas charlamos sobre asuntos trascendentes como cuánto pesan las nubes y si se pueden doblar, quién inventó el color naranja, si las princesas de los cuentos llevan móvil para hablar con los príncipes azules, por qué los príncipes son azules si en el cuento siempre tienen el pelo moreno o rubio, o qué hace el invierno cuando hay que ir a la piscina. Ayer cuando se iba al cole se acercó al sofá a darme un beso sin ruido (un día toca beso con ruido y otro sin ruido, dice ella que es así) y al abrir la puerta de casa enfundada en su abrigo rosa y con la burrita Palmira bajo el brazo le oí decirle a mi madre que hoy el tío no está tan malito porque me ha querido más. Hay frases que se quedan muy adentro y no van al cole.


6 Comments:

Blogger Miguel Cane said...

Gracias a dios, existen los niños, querido Mariano.

Y si esa es medicina, en todos nosotros, tienes una dosis interminable de cariño.

Abrazos,

7:44 p. m.  
Blogger toni said...

cuando te esperan, o te miran, o te escuchan, cuando llegas a su imaginación, no sabes muy bien cómo, y la pones a funcionar, sabes que a tí también te queda un trozo de Peter y que tu sombra puede andar jugueteando por ahí tanto tiempo como quiera. y ellos también. menos mal.

8:23 a. m.  
Anonymous lene said...

¡Qué comidas más interesantes tenéis!
:)

¿Toca hoy beso con ruido?
muá.

11:09 a. m.  
Blogger emejota said...

Y que lo digas, lene, de lo más interesante. Hoy ha estado menos habladora porque tenía el día un poco tontorrón. Se ha dejado olvidada a la burrita Palmira, con eso te lo digo todo.

Sin ruido, hoy ha tocado sin ruido.

:)

11:30 p. m.  
Blogger emejota said...

es verdad, toni, y también es una paradoja. tanto tiempo conociendo y observando a peter y un día me dije a ver si voy a ser yo un poco peter. de aquellas maneras pero peter al fin y al cabo. no sé, la verdad...

11:32 p. m.  
Blogger emejota said...

Miguel: a mí me sobrecoge y me emociona cuando aparece Lillian Gish en la cabecera de la inmortal "Noche del cazador" de Laughton para decir: "este mundo no es para los niños". Por eso tienen que crecer, y deprisa, y aún así.

Abrazos.

11:34 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home