20 abril 2007

Síntomas

Ya estamos otra vez igual. Ha sido desaparecer el dolor y ha desaparecido la creatividad musical. Exactamente igual que a comienzos de 2000 cuando llegó el elixir 1.0 y la anestesia duró siete años. Pues lo mismo. Pero lo más chocante de todo es que la cosa va más allá; en realidad se trata de una especie de amnesia. Me siento ante el teclado o miro el pentagrama vacío y se me hace todo extraño, no visualizo los sonidos, ni las texturas; es como si de repente me hubiera vuelto ciego y sordo para desenvolverme tonalmente, palpando torpemente a la derecha y a la izquierda del teclado en busca de un agarradero armónico, incapaz de empujar dos notas consecutivas para que cojan el vuelo melódico. Y parecerá ridículo pero eso me genera una considerable ansiedad.

Qué misteriosa es la química, si es que es química de lo que se trata, que no me extrañaría nada, porque empiezo a pensar, por muy raro que parezca, que los famosos anti-TNF (alfa) bloquean algo que repercute en ésto, qué sé yo. Suena a chiste pero no lo es, habida cuenta de la evidencia. Me parece mentira que hace unos días, estando como estaba (de mal) compusiera de seguido cuatro cosas, sí, digo bien, cuatro y no tres como escribí aquí, porque esperando a que volviera de vacaciones la persona que hace años elegí para que hiciera la prueba del algodón de lo que hago en música, va y salió una cuarta también de tirón, y a mí la cuarta me llegó al alma más que las tres anteriores juntas, porque a veces pasa, sale algo de dentro como si dentro hubiera un duendecillo que se expresa de una forma que lo que dice no necesariamente corresponde a lo que uno siente en ese instante.

Esta tarde me he encontrado al director del coro y nada más verme ha abierto su maletín y ahí estaban mis criaturas, mis trillizos, clonados por la fotocopiadora medio centenar de veces para el medio centenar de voces. Reconozco que me ha hecho ilusión tener en la mano uno de esos ejemplares. Él: hoy primer ensayo. Yo: ¿yaaa? (con tres aes lo menos) Él: ya. Yo: pues hijo, qué celeridad. Y entonces ha dicho como en tono de confidencia: pero la mejor es la cuarta. Eso ha dicho. Está mal que lo diga yo pero tiene razón, pero es que la cuarta tiene vida por sí misma y no puede ir con las tres anteriores; las tres forman un grupito que congenia bien cuando las reunes dentro de unas tapas y le pones el título en la portada mientras que la cuarta ha nacido con una personalidad independiente. Pasa como las personas, hay quien va por libre y hay quien va con la pandilla. La cuarta ya está metida en el ordenador con el programa de notación a falta de la maquetación definitiva y enseguida llegará a las manos del director. El director ha dicho que espera que haya una quinta y una sexta pero todo apunta a que no va a ser así porque de repente me he quedado ciego para la música, como los ciegos de Saramago, una ceguera blanca de tecla blanca con perspectivas negras de tecla negra. Es un efecto secundario de los anti TNF (alfa). Fijo.


14 Comments:

Blogger Miguel Cane said...

Querido Mariano,

A propos de los ciegos de Saramago.

Dirigirá Fernando Meirelles, en Londres.

La mujer del médico es Julianne Moore.

Su marido, es Daniel Craig.

La chica de las gafas oscuras es Eva Green y el hombre mayor, Albert Finney.

Si captura la escena del supermercado, en que la Esposa del Médico come algo y convida al perro, sé que lloraré.

Santa Ingrid de los Cinéfilos ha hecho el milagro.

Haremos nueve misas en su honor, en una sala oscura del alma. ¿Te sumas?

Espera al Otoño 2008.

Mil abrazos. Fuertes.

-10 días.

6:37 a. m.  
Blogger Rachel said...

¿No será que tras el trajin creativo toca descanso?

No anticipes acontecimientos.

8:40 a. m.  
Anonymous rmf said...

La situación tiene tintes fausticos: la creatividad dolorosa frente a la vida sosegada pero, nunca mejor dicho, átona.

9:53 a. m.  
Anonymous DjFaramir said...

Quizas era que los quejidos de dolor se convertian en notas... :O
Golpeate un pie con un martillo y prueba O.o

12:48 a. m.  
Anonymous lene said...

Me alegra que haya habido una cuarta, pero yo, como el director, confío en que llegarán la quinta y la sexta.

(Pero tú hazte esperar que de vez en cuando no es malo crear expectativas).

;)

1:18 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

un abrazo infinito, mariano, siempre he admirado tu forma de plantar cara a las cosas. es delicioso leerte; también un apredizaje.

12:13 p. m.  
Blogger emejota said...

Mi forma de plantar cara a las cosas es muy variable, anónimo, depende de muchos factores. Pero es más probable que las cosas me planten cara a mí, creo. De todas formas, muchas gracias.

11:41 a. m.  
Blogger emejota said...

(esperar otros siete años, lene??) Eso no es esperar, es desesperar :)

(ya me gustaría ser alguien que crea expectativas, ya, como esos seriales que te dejan con el alma en vilo y te mantienen así hasta el año siguiente...)

11:44 a. m.  
Blogger emejota said...

djfaramir: no tengo martillo a mano. Ves? todo son problemas.

(bienvenido)

11:45 a. m.  
Blogger emejota said...

No lo has podido describir mejor, rmf. La cuestión ahora es cómo solucionarlo (si es que hay solución)

11:46 a. m.  
Blogger emejota said...

trajín, Raquel? ¿El trajín nuevo del Emperador?? :P

Ya sabes que siempre anticipo acontecimientos, y además tiendo a pintarlos de oscuro (qué le vamos a hacer)

11:48 a. m.  
Blogger emejota said...

Miguel: pues debo confesarte que (involuntariamente) me has dado un disgusto terrible.

Los ciegos de Saramago al cine! Pero a quién se le ocurre, por Dios!!

Lo de los ciegos de Saramago transcurre en una pantalla interior, en una atmósfera y paisaje emocionales que brotan de la cadencia de la frase escrita y se ramifican por dentro, creciendo de manera distinta en cada uno. A esos ciegos no se les puede poner rostro, jamás, ni lugares, y la mujer del médico debe seguir siendo una sombra valiente y angustiosa en la retina del alma. Volver visible "Ensayo sobre la ceguera" me parece una aberración así que no, no me sumo. No veré ni el trailer. No quiero borrar la geografía que ese narrador prodigioso ha ido dibujando en mi interior con ese pulso maestro y diabólico: lentamente, subiendo grados de angustia poquito a poco, sin prisa... Borrarla sería para mí una pérdida irreparable.

Abrazos.

11:57 a. m.  
Blogger Miguel Cane said...

Vale, Mariano.

Créeme que lo lamento mucho, no lo ví de esa manera.

Siento mucho que te disgustaras, hombre. No lo pensé jamás de esa manera, acaso porque cuando leo, me imagino que los demás lo hacen igual que yo. Y no siempre respeto las formas de los otros.

:S

Abrazos.

7:57 p. m.  
Blogger emejota said...

Hombre, Miguel, no tienes que lamentarte, no va contigo. Si hasta te agradezco la primicia para estar prevenido para cuando venga el avance publicitario y mirar para otro lado. Voy a ser ciego para esa película.

Abrazos.

10:42 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home