30 mayo 2007

Patatús

Me ha dado un patatús a la hora de comer.

Estaba empezando a notar algo extraño cuando me ha llamado por teléfono una amiga diciendo que me iba a dar una exclusiva, así lo ha dicho, y en vez de decirle "espera, que creo que me está empezando a dar un patatús" he hecho como si nada pensando que si me concentraba en otra cosa igual se pasaba; es más, hasta le he dicho que yo también tenía una exclusiva pero... que era para otro programa. Y ella: jo. Y yo: qué le vamos a hacer, me la ha comprado una agencia de la competencia. En fin, puede que me haya notado un poco (más) atolondrado en el hablar o un poco (más) acelerado de lo habitual, no sé, pero es que me estaba empezando a dar un patatús notable. Cuando he colgado el teléfono me he puesto a hacer los spaguetti de los miércoles, sí, los legendarios spaguettis de los miércoles, no es por nada (ya que me ha dado un patatús, qué menos que un poco de autobombo) y cuando me he sentado a comer sentía que mis movimientos se iban pareciendo a una película de Charlot pero sin gracia o como a cuando tiritas de frío pero resulta que yo ni tenía frío ni fiebre ni nada de nada.

El caso es que eso ha ido a más y al ir a acercar el vaso de agua a la boca ha empezado a sonar una percusión para dientes contra cristal molto vivace y a partir de ahí ya me he tenido que levantar porque era como si por dentro estuviera viniendo un tsunami de algo que no sabía lo que era. Fíjate si me habré sentido mal que he cogido el teléfono y he llamado al teléfono directo del médico, cosa que creo no he hecho nunca porque, como dice mi amiga Mila, me tendrían que llamar Don Prudencio. Eso dice mi amiga Mila. Cuando el médico me ha reconocido ya se ha olido algo malo, no sé si por el mero hecho de la llamada, por el tono de la voz, o por las dos cosas juntas. Y cuando le he contado lo que pasaba me ha dicho que tranquilo, que eso era una clara manifestación de los efectos secundarios.

Estoy de esas dos palabras hasta el moño.

Y yo: pero de qué medicación?? de la que da efectos secundarios o son efectos secundarios de la medicación que se me recetó para contrarrestar los efectos secundarios de la anterior??? Y él ha tenido que pensar un poco para descifrar la frase (supongo) y ha dicho, es de éstos últimos. Y yo: o sea, de los segundos. Y él: sí, sí. Y yo: y entonces??? Y él: pues toma ésto y media de ésto otro y tranquilo que se pasará, que está descrito. Y yo: por lo visto todo está descrito menos lo que tiene que estar descrito. Y él: no entiendo, disculpa. Y yo: es igual, da lo mismo.

Y a los veinte minutos se ha pasado lo que sea que se tenía que pasar pero entonces me he tenido que tumbar en el sofá porque se me ha quedado el cuerpo como cuando pasa un tsunami. El médico ha tenido el detalle de llamar después a ver qué tal y le he contado la frase anterior y ha dicho que es normal. Como para entonces ya estaba más tranquilo he aprovechado para soltar que no es por nada, pero que esta semana hace un año que empecé a manifestar síntomas y que igualmente por estas fechas hace medio año que los médicos descubrieron que se debían a un problema medicamentoso de efectos secundarios. Dicho de otra manera: que llevo un año, que se dice pronto, sufriendo de efectos secundarios, que no de una enfermedad, que si por una enfermedad fuera qué le vamos a hacer, de hecho llevo conviviviendo con una 25 y lo que quede, ojalá sea mucho, pero es que lo de los efectos secundarios es kafkiano. Y un año, leches. Y decir una parrafada como la precedente te deja mejor aunque no solucione nada. El médico ha dicho que sí sí varias veces y que si vuelve a ocurrir, que no cree, que le llame pero, vamos, que es normal que ahora estés un poco flojo, venga hasta mañana. Hasta mañana. Y click. Y al sofá. Y así toda la tarde hasta hace nada. Hoy es como si sólo hubiera existido medio día y eso produce una sensación extraña. Y los spaguettis se han quedado en el plato porque ni ganas.


9 Comments:

Anonymous sergio said...

jolines!!

entonces, ya estás mejor?
los espaguettis los repites mañana y ya está, como si no hubiese pasado ná de ná, y si sobran y te parece bien me congelas unos poquitos en un tuperware de esos.

Un beso

12:06 a. m.  
Anonymous lene said...

Vaya
:(

Menos mal que el humor se te ha quedado en esta mitad de este medio miércoles que has tenido...

(a todo esto, cof cof, ¿y esas exclusivas...?)
:p

Un abrazo doble.

12:44 a. m.  
Anonymous crishu said...

Espero que ya estés mejor.

Nunca cambias un miércoles los spaguettis por macarrones? mmmmm!

Un beso

12:56 a. m.  
Blogger emejota said...

Ya mejor, Sergio, gracias. Soy una especie de superviviente como los de los reality. Eres el primer lector tras 692 posts que se brinda a probar mis spaguetti. Esto hay que celebrarlo.

(pero en miércoles o sábado, los spaghetti son en miércoles y sábado)

1:08 a. m.  
Blogger emejota said...

Eso mismo digo yo, lene: vaya (también digo otras cosas que en horario infantil no se pueden decir).

Es verdad que algo de humor se me ha quedado en esta mitad de miércoles; en la otra ha habido eclipse de humor.

(las exclusivas... una ya ha salido al aire y a saber por dónde andará a estas alturas, depende si hace mucho aire o poco. La otra es que me la comprado la competencia y hasta que no llegue a los quioscos no puedo ir a ningún "pograma" de la tele)

Gracias dobles!

1:16 a. m.  
Blogger emejota said...

A veces cambio por macarrones, crishu, pero los macarrones le van más al sábado. No me preguntes por qué pero así es. Debe ser otra reminiscencia infantil (pero esta vez sin monjas por medio, gracias a Dios)

;)

1:18 a. m.  
Anonymous Every said...

Me alegro de que ya estés mejor.
Un abrazo.

11:22 a. m.  
Blogger Eram said...

Ojala pudiera hacer algo para que los malditos efectos secundarios se pasaran y ya de paso para que se pasase la enfermedad.

Un abrazo Mariano,

10:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

sin duda los macarrones son del sábado

11:53 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home