14 noviembre 2005

Fe

Si nuestro planeta es una pequeña roca que gira junto a otras alrededor del sol; y si ese sol a su vez forma parte de un todo de cien mil millones de soles llamado galaxia; y si a su vez esa galaxia es un grano de arena entre una cifra imposible de galaxias, es absurdo pensar que haya un Dios que se preocupe por la operación de hernia de nuestra cuñada, o del examen de oposición de nuestro hijo. Ese Dios es producto de la arrogancia del hombre, que ha sido capaz de inventarlo y ponerlo a su servicio para no reconocer lo insignificantes que somos.

Nunca he comprendido muy bien la razón que explique por qué hablar de este asunto remueve tantas susceptibilidades cuando, que yo sepa, no se falta a nadie al respeto ni se ofenden opciones personales. Pero sospecho que ese nerviosismo que se genera en ciertas personas cuando uno expresa este tipo de ideas no hace otra cosa que apuntar en la dirección de la tesis principal: que nos inquieta la posibilidad de que dicha tesis sea cierta o que, si nos paramos a pensarla dos minutos, nos demos de bruces con la evidencia aplastante.

Voy a ir más lejos todavía: personalmente no pongo en duda la existencia de una trascendencia que se nos escapa. Pero, desde luego, este Dios que nos están vendiendo desde hace milenios y que el hombre hizo a su imagen y semejanza no cuela. Y todo esto enlaza con dos post recientes a los que todavía doy vueltas: en la presentación de su última novela, Saramago ha dicho estos días que "la religión se alimenta de la muerte", lo cual es una verdad como una catedral, y que "es demasiada arrogancia por nuestra parte pensar que hay un Dios infinito que piensa en todos nosotros. El universo no sabe que existimos".

Por otro lado, sigue latiendo en mi interior la frase que el científico dejó caer cierta noche en la tele: "cada vez hay más evidencias que apuntan a que el universo pueda ser una fluctuación cuántica del vacío", porque tengo la sensación de que tras esa frase se esconde algo grandioso e insospechado que un día nos acercará a la verdadera divinidad. Admiro y respeto a quienes mantienen una fe inquebrantable en una idea de Dios que se desmorona por momentos. Un amigo mío me hablaba el otro día de su madre, de 83 años, de rosario y misa diaria, de ayuno, vigilia y cirio. Se la encontró la otra mañana en la cocina mientras entraba un sol magnífico por la ventana y tras un hondo suspiro la oyó decir: "todo ha sido mentira.".

Lo triste no es que al final vaya a resultar todo mentira, sino que el miedo nos haga seguir aferrándonos a esa misma mentira mientras la gran verdad quizá está llamando a la puerta en forma de ecuación. Los científicos serán los místicos del futuro.


12 Comments:

Blogger Magda said...

Es dificil hablar de religión y de política, entran en el intercambio de diálogo subjetividades, pensamientos, sentires y fe personales, de ahi la dificultad. Yo creo que si existiera un Dios como la cultura occidental ha creado y heredado durante más de dos mil años, si pudiera preocuparse "por la operación de hernia de nuestra cuñada", pues recuerda que lo plantean como todopoderoso". Ahora, si es un mito y solamente fue una construcción con los fines que se quieran, entonces obviamente que no. Ahora si que todo es según con los ojos con que se vean. El ser humano, desde siempre, tiene necesidad de creer en algo o en alguien, quizá ahora venga creer en la ciencia como se creyó (y millones creen aun) en lo que las construcciones religiosas ofrecieron. No se realmente, pero no creo en los absolutos, sean científicos o religiosos o humanos. En lo que si creo es que es constructivo lo que ayude al ser humano a sentirse bien, sin fanatismos religiosos (les tengo pavor, como a los nacionalismos) y abiertos a la ciencia y quizá a todo, tomando lo que más se pueda comprobar (soy como Santo Tomás, hasta no ver, no creer).

Un tema interesante, mariano.
Un abrazo

3:16 a. m.  
Anonymous RMF said...

Cierto, pero creo que también hay arrogancia en pensar que los científicos dicen grandes verdades. Los músicos sí dicen grandes verdades, irrefutables.

Sobre la fluctuación cuántica, intento explicarlo un poco y muy simplificadamente(aunque no te garantizo la fiabilidad de la explicación): digamos que el universo ahora se expande continuamente; como la cantidad de materia es constante, la proporción de materia en el universo cada vez es menor, hasta que llega un punto que el universo es tan grande que puede decirse que no contiene nada (en proporción a su tamaño), que vuelve a ser vacio. En este momento, Einstein ya lo predijo, aunque le repugnaba la idea, parece que en el gran vacío se vuelve a generar un big bang por la propia energía del vacio (el vacio contiene energia), que genera materia que se expande de nuevo, y vuelta a empezar: expansión-vacio-big bang sin fin.

9:17 a. m.  
Anonymous Gabriela said...

Eterno retorno.
(Los filósofos también dicen verdades irrefutables)

10:18 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Qurido Emejora:

Este es un tema muy controvertido, quiezas a mi me cuesta definirme,cuando escucho reflexiones de este tipo, pero pertenezco a una familia que cree, pero no fanitica, soy sobrina de un misionero, que se marcho America.

Yo he estado dos veranos colaborando en procesos de escolarizacion y nutrición de los niños que no tenian para comer (fue uno de los paroyectos de mi tio). Si no existiese la religión, muchos de estos misioneros no entregarian su vida a los demas, no llevarian el evangelio, a tantos y tantos pueblos... No es un mensaje tribial, no es un mensaje confuso, no es solo poder, no es solo arrogancia, no es todo mentira...

Mi padre un hombre sencillo del campo una vez me dijo: "Hija en la iglesia nunca aprenderas nada malo, quizas seras mejor persona..." Siempre me ronda esta frase sencilla y sincera que mi padre utilizó cuando todos sus hijos se mostraban reacios y reveldes frente a esta poderosa institución.

No Creo en el Poderes facticos de la iglesia, pero creo en el mensaje de Jesus. Seguro no me convertira en peor persona

2:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola Emjota, este cuarto comentario era de Cha. He olvidado firmarlo

Cha

2:05 p. m.  
Blogger emejota said...

Querida Magda: no se trata de agarrarse a la ciencia, sino de ampliar miras. Quizá ya es hora de hacerlo, de la misma forma que hubo un tiempo en que la gente empezó a asumir que el mar no se terminaba en una caída en picado al vacío.

Estoy totalmente de acuerdo en aquellas cosas constructivas que ayuden al ser humano a sentirse bien, de ahí que haya manifestado mi respeto por las creencias particulares de cada cual, pero también por eso que haya manifestado la idea del post.

Un fuerte abrazo.

2:15 p. m.  
Blogger emejota said...

Hola rmf: en primer lugar, gracias por la explicación (al fin!)

El tema científico no lo planteo como una oposición a otro mundo más espiritual: lo que pretendo decir es precisamente lo contrario, que quizá estén más unidos de lo que pensamos. Pienso en "2001", en la frase final que surge del silencio absoluto y que el comandante Bowman expresa extasiado al alcanzar el "otro lado": "Dios mío, está lleno de estrellas". Se me ponen los pelos de punta.

Lo de los músicos lo voy a meditar detenidamente...

Un saludo muy cordial.

2:23 p. m.  
Blogger emejota said...

Querida Gabriela: ya sabes que al concluir las Variaciones Goldberg, vuelve a sonar el Aria de la que todo ha surgido para cerrar el círculo o para volver a abrirlo. Otro retorno eterno...

Un beso.

2:25 p. m.  
Blogger emejota said...

Querida Cha: siento disentir frontalmente: si no existiera la religión, los misioneros existirían igualmente porque lo único que se necesita para eso es ser una gran persona, buena y generosa. No confundamos una cosa con otra, por favor. No es terreno exclusivo de la Iglesia pero sí obligatorio (faltaría más). De todas formas, hay una crónica negra de las misiones religiosas que revuelve muchos estómagos, y no me estoy inventando nada, y no pretendo desm,erecer un ápice el gran papel que tantas personas, desde la Iglesia, han desempeñado en esa ayuda.

Respeto profundamente la frase de tu padre pero yo, personalmente, de la Iglesia no he aprendido nada bueno. Jamás. Es más, estoy hasta los mismísimos bemoles de las barbaridades tan obscenas que no hacen más que mancillar el mensaje básico y fundacional del evangelio. El mensaje de Jesús es otra cosa, Cha, pero la Iglesia no se caracteriza precisamente por seguir el ejemplo.

Un abrazo y un saludo cordial.

2:35 p. m.  
Anonymous JAVIER said...

"DARLES OPIO EN FORMA DE RELIGION
Y QUE SUEÑEN..."

4:47 p. m.  
Anonymous Gabriela said...

Si Dios existe es un hijo de la gran puta.

Nabónides, último rey de Babilonia.

10:14 p. m.  
Blogger Magda said...

Asi es, Mariano, así lo comprendí, que no se trata de agarrarse a la ciencia, ni a la religión. Por ello te comentaba que en absolutos me es dificil creer, quizá concluyamos en lo que los dos estamos de acuerdo: lo que ayude al ser humano, es lo que es constructivo para él mismo.

Saludos.

3:52 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home