01 noviembre 2006

Misterio

Ayer fue el cumpleaños de mi madre y resolví un misterio que me tenía intrigado hace tiempo. Resulta que sus hijos le hacemos llegar una docena de rosas rojas todos los años pero en el florero del salón aparecen once. Todos los años. Y este no ha sido una excepción: le estaba dando dos besos por la mañana y de refilón reparé en el ramo y mientras ella atendía una llamada de felicitación me apresuré a contar: once. Por un momento llegué a pensar que el de la floristería era supersticioso con el número doce o que tenía problemas para llevar las cuentas pero fue colgar el teléfono y decirme lo que había hecho por la mañana hasta ese momento cuando lo entendí todo. Cuando el de la floristería le entrega todos los años el ramo de rosas rojas a primera hora de la mañana con la tarjetita identificativa, mi madre las pone en agua en un jarrón, el jarrón lo coloca en el lugar más visible de la casa y luego coge una y se va al cementerio a dejarla en la tumba de mi padre. No me lo dijo ella pero no hizo falta. "He estado en el cementerio al punto de la mañana", dijo con tono despreocupado porque por estas fechas lo normal es ir al cementerio. Y entonces até cabos. Y me pareció un gesto conmovedor, para qué negarlo, pero creo que sobre todo por su connotación íntima, secreta y discreta. A mí es que ese desfile de auténticos mamotretos florales que lleva la gente con indisimulada ostentación mientras mira a los de la tumba de al lado siempre me ha parecido algo obsceno. Pues mi madre lleva una rosa roja, al punto de la mañana, es lo primero que hace todos los años cuando recibe la docena de rosas rojas que sus hijos le regalan por su cumpleaños. No sé lo que pensará cuando lo haga, los recuerdos que pasarán por su cabeza, si la depositará en un gesto rápido o si lo hará con un cuidado y un mimo seguramente cargado de intenciones. Pero en el florero del salón ayer había once rosas rojas y un misterio resuelto.


5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Anque con retraso... Felicidades Pili!
La verdad es que tienes una madre, que es una pasada; yo la quiero un montón.
Un beso para ella y para sus tres rosas!

6:35 p. m.  
Anonymous shayza said...

Tal vez este no es lugar idoneo para preguntarte esto y saber de ti,pero me explico.Me encanto tu forma de escribir.A mi tambien me encanta hacerlo aunque no quede tan bien expresado como los tuyos.
Me han interesado todos los articulos que escribiste,el primero que lei,que ha sido hace poquito y repasandote,llegue a tu articulo llamado :elixir.
Bien,me dejaste intrigada,porque lei que describia s unos sintomas parecidos alos mios,aunque tu mucho mas acelerados,y si,me dejaste pensativa.Te digo que quizas este no sea el lugar idoneo,lo primero porque deberia habertelo escrito en ese apartado,pero temi que quizas alli,estaba escrito tan hace tiempo,que no volverias a leerlo.Por toro lado,quizas aqui,sea una molestia para ti que te lo pregunte,pero no tenia tu direcion de mail para hacerlo en privado.Perdona si te moleste,pero a veces,sientes la necesidad de comentar con alguien lo que te sucede,pero que ese alguien pueda sentir lo que tu.Nada mas lejos de otro interes,sino de comunicarnos.
Un besito y hasta pronto
Tengo 23 años.

7:40 p. m.  
Blogger emejota said...

Hola Shayza, bienvenida. Recibo notificación de todos los comentarios aunque sean de posts antiguos y así no me pierdo pero no te preocupes, todo lugar es idóneo cuando sentimos la necesidad de comunicar algo. Puedes ponerte en contacto conmigo en esta dirección: ideanorte@gmail.com pero discúlpame de antemano si tardo un poquillo en contestarte porque estos días estoy dando salida al correo según me deja el tiempo.

Un abrazo.

8:03 p. m.  
Blogger emejota said...

Una rosa es una rosa es una rosa es una rosa...

:)

Gracias, anónimo/a.

Un abrazo

8:11 p. m.  
Anonymous Marta said...

Menuda historia de amor tan bonita!!!!!!!! Muchísimas felicidades a tu madre, dale un superabrazo que las madres se lo merecen todo!!!!
Un abrazo también para tí

9:19 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home