21 diciembre 2005

Relatividad

Es probable que, en música, el descubridor de la teoría de la relatividad fuera Haydn quien, en el primero de sus cuartetos Op. 33, de tanta importancia en el desarrollo del lenguaje musical, nos mantiene en vilo durante unos segundos haciéndonos dudar de si lo que escuchamos está en el tono de Re Mayor o en su relativo, si menor. Llamar a eso "teoría de la relatividad" es una licencia literaria, por supuesto, aunque ahora que lo pienso me parece que meterme a disculpar una travesura que la música comete contra la física desde la literatura enreda todavía más la madeja. No importa: voy a tirar un poco más del hilo.

Un siglo después, Johannes Brahms repite el experimento exactamente en los mismos términos (lo que hace suponer que teniendo en mente el caso de Haydn) en el comienzo de su maravilloso Quinteto para clarinete, escrito para el clarinetista Richard Mühlfeld. Las cuerdas comienzan trazando un ondulante arabesco en si menor para, a continuación, iniciar un progresivo descenso que les lleva a concluir, suavemente, la frase. Es entonces cuando el clarinete toma el relevo de la misma nota dejada en el aire por éstas e inicia el camino contrario, un luminoso ascenso, en esta ocasión en la tonalidad de Re Mayor, para repetir, una vez en las alturas, dicho arabesco y, ya puestos allí, expandir su vuelo. No será hasta el momento en que sus alas planeen de nuevo hacia abajo, para tomar tierra y devolver el testigo a las cuerdas cuando se produzca, otra vez, el cambio de tonalidad. De este modo, Brahms pone en relación el modo menor con los descensos y el modo Mayor con los ascensos. Pero el misterio está en los instantes ambiguos donde se produce el cambio.

El archivo de audio que viene a continuación confía en que hayamos tomado buena nota de los detalles: del arabesco, de las subidas y de las bajadas. Siempre hay tiempo de volver a echar una ojeada al párrafo anterior. Toca para nosotros José Luis Estellés junto con el Cuarteto Orpheus. Están soberbios en esta grabación imprescindible y me temo que inencontrable. Las últimas noticias hablaban de que una marca japonesa de utensilios de cocina regalaba en el país nipón el cd si comprabas el juego completo de cacerolas. En música, así se explica la teoría de los agujeros negros.

1 Comments:

Blogger Eneko said...

Acabo de descubrir tu blog. Gracias por hacer que la buena música se expanda.
Brahms es genial y José Luis y el cuarteto Orpheus hacen una buena interpretación de este quinteto.
(yo también soy músico, clarinetista)
Saludos

11:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home