14 enero 2006

Winterreise



Al barítono Thomas Quasthoff la Talidomida le dejó sin manos, pero para eso están las de Daniel Barenboim, para sostener la hermosa voz que nos introduce en la hipnótica experiencia del "Winterreise" ("Viaje de Invierno"), el maravilloso ciclo de lieder que Franz Schubert compuso a partir de los poemas de Wilhelm Müller. El recital tuvo lugar el pasado 22 de Marzo en Berlín, y ahora lo ha sacado en dvd Deutsche Grammophon, para solaz y disfrute nuestro. Merece la pena.

Iniciar el "Viaje de invierno" es una experiencia turbadora porque Schubert consigue hacer poesía de la desolación, la desolación de ese eterno caminante que reaparece por última vez para adentrarse en un sendero metafórico hacia un final que quienes posan en la fotografía de arriba se resisten a creer definitivo, detalle que confiere a la interpretación un matiz personal. Schubert alteró el orden original de los poemas para dar más coherencia al ciclo; Quasthoff y Barenboim añaden su perfecta compenetración. La emoción está garantizada.

Dice Barenboim que "la fuerza del "Viaje de Invierno" reside en que la letra adquiere a través de la música una dimensión más allá de la alegría o la tristeza, más allá de las emociones positivas o negativas; impera el hechizo de la música, de ese mundo sonoro que torna la desgracia en expectación serena. Esa es la grandeza de esta música. La música no está para ayudarnos a olvidar la vida, sino para ayudarnos a entenderla".

También para no sentirnos solos.



7 Comments:

Blogger Magda said...

Aunque vaya fuera de contexto, sabrás disculparme: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!

¿Me guardas un pedacito de pastel? ¿será de chocolate? bueno, de lo que sea, me guardas ;)

Cuando apagues las velitas ¡pides un deseo!!

Un gran abrazo ¡FELICIDADES!!

3:32 a. m.  
Blogger emejota said...

Muchas gracias, Magda. El cumpleaños es mañana 15 así que será entonces cuando vuelva a leer tu felicitación. Anotaré lo del cumpleaños en el post de mañana, no vaya a ser que alguien tenga la amabilidad de felicitarme en este y cuando llegue el día me encuentre más solo que la una... ;)

Guardado el trocito de pastel: palabra.

Otro gran abrazo para tí.

3:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tienes mucha razón cuando dices que la música nos ayuda a vivir mejor, a no sentirnos solos o, quizá a veces, a sentirnos menos solos pensando que en ese momento mágico hay muchas personas en el mundo que escuchan lo mismo que tú y que comparten algo contigo. Hace algunos años un amigo vino a visitarnos y preguntó ¿dónde demonios está el tocadiscos en esta casa? no sé, le respondí, debe de estar en alguna caja lleno de polvo y estropeado. Tampoco es que nos haga mucha falta. ¿Y cómo habéis podido vivir así hasta ahora...? fue su respuesta.

Felicidades por tu cumpleaños mañana y que la música siga ayudándonos a vivir mejor.

1:32 p. m.  
Blogger Magda said...

¡¡Pues mañana pongo otro!! y te cantaré las mañanitas ;)

6:08 p. m.  
Blogger emejota said...

Usuario anónimo: sobre todo ocurre cuando tocas con alguien o cuando tocas para alguien. Hay momentos en que sientes que se forma un vínculo, un canal de unión y la vivencia de esos instantes resulta sumamente gratificante. Desde el punto de vista del oyente también sucede algo similar, como bien apuntas.

Muchas gracias a los dos! Magda: soy todo oídos para esas mañanitas :)

¿Un poco de pastel?

Un abrazo

1:40 a. m.  
Blogger Ernesto said...

yo tengo el Winterreise y hasta conseguí la letra de las canciones en alemán y traducidas al español. muy románticas, en toda la extensión de la palabra.

4:26 p. m.  
Blogger emejota said...

Hola ernesto: los dos ciclos de Schubert/Müller son únicos a su manera particular: "La bella molinera" también es una novela de lieder romántica que cala hondo.

Un saludo

12:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home